Se descubrió que el vino tinto se puede utilizar para combatir la ansiedad y la depresión

El vino causa buena sangre y buen humor. Los efectos de la bebida dionisíaca son aún más positivos de lo que uno podría pensar. Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Buffalo, el vino tinto contiene un químico llamado resveratrol que contrarresta la ansiedad y la depresión. Por eso, después de un ajetreado día de trabajo, es bueno relajarse con una buena copa de vino.

No es el alcohol el que tiene efectos antiestrés, es el vino el que tiene estas características particulares. El Dr. Ying Xu, coautor principal del estudio, dijo: «El resveratrol puede ser una alternativa efectiva a los medicamentos para el tratamiento de pacientes que sufren de depresión y trastornos de ansiedad».

Los efectos contra la depresión se conocían antes de hoy, pero un estudio en ratones mostró que la sustancia puede reducir la ansiedad. Los resultados mostraron que los roedores que recibieron resveratrol tenían menos probabilidades de sentirse deprimidos o ansiosos. Con base en los resultados, los investigadores esperan que el resveratrol pueda usarse para desarrollar nuevos medicamentos contra la ansiedad y los antidepresivos.

El resveratrol se encuentra precisamente en la piel de las uvas, por lo que se puede encontrar en cantidades altas en el vino tinto.

Es importante anotar que el vino tinto tiene alcohol y consumirlo en exceso tiene efectos que pueden contrarrestar los beneficios del resveratrol. Además de la dependencia, el consumo de alcohol también se relaciona con diversas consecuencias negativas para la salud.