LifeStyle

Lávate las manos: 10 cosas que debes tener en cuenta para una buena higiene

El lavado de manos es una práctica fundamental para mantener una buena higiene y prevenir la propagación de gérmenes y enfermedades. Aunque siempre ha sido importante, en los últimos tiempos, especialmente con la aparición del coronavirus, se ha convertido en un tema de mayor relevancia.

Dinero: un imán de gérmenes

En nuestros días, el uso de tarjetas de débito o crédito es cada vez más común, pero aún hay ocasiones en las que es necesario manejar dinero en efectivo. Sin embargo, este dinero puede albergar una gran cantidad de gérmenes y bacterias. Estudios han revelado que los billetes de dólar pueden contener cientos de microorganismos, incluyendo bacterias orales, vaginales y ADN de mascotas. Además, se ha encontrado que algunos billetes y monedas están contaminados con patógenos como el E. Coli y la salmonela. Por lo tanto, después de manipular dinero, es fundamental lavarse las manos de manera adecuada.

Pasamanos, manijas y pomos de puertas: focos de contaminación

Los pasamanos, manijas y pomos de puertas son superficies que están constantemente expuestas al contacto de múltiples personas. Esto hace que se conviertan en verdaderos focos de contaminación, donde los gérmenes y bacterias pueden proliferar fácilmente. Es por eso que, al entrar en contacto con estas superficies, es esencial lavarse las manos para evitar la propagación de enfermedades.

Menús de restaurantes: más sucios de lo que piensas

Los menús de los restaurantes son objetos que muchas personas tocan diariamente. Esto los convierte en lugares propicios para la acumulación de gérmenes y bacterias. De hecho, se ha descubierto que los menús pueden albergar hasta 185,000 organismos bacteriológicos. Por tanto, es recomendable lavarse las manos después de manipular estos documentos para evitar la transmisión de enfermedades.

Objetos en el consultorio del médico: cuidado con las bacterias

Los consultorios médicos son lugares donde se concentran numerosos pacientes a lo largo del día. Por esta razón, muchos de los objetos presentes en estos lugares pueden estar contaminados con gérmenes y bacterias. Un estudio reveló que las plumas utilizadas por los médicos tienen hasta 46,000 gérmenes más que un inodoro promedio. Además, los reposabrazos de las salas de espera y los pomos de las puertas también pueden ser fuentes de contaminación. Por ello, es importante lavarse las manos después de una visita al médico.

Contacto con animales: una fuente de enfermedades

Aunque las mascotas suelen ser consideradas como miembros de la familia, es fundamental recordar que los animales pueden portar diversas enfermedades. Por lo tanto, es necesario lavarse las manos después de tocar o interactuar con animales, ya sean mascotas propias o de otras personas. De esta manera, se reduce el riesgo de transmisión de enfermedades.

Pantallas táctiles: cuidado con los gérmenes digitales

En la era de la tecnología, el uso de pantallas táctiles se ha vuelto cada vez más común. Sin embargo, estas pantallas pueden ser verdaderos imanes de gérmenes y bacterias. Los kioscos en aeropuertos y las máquinas de transporte público son especialmente propensas a la acumulación de gérmenes debido al contacto constante con diversas personas. Además, los teléfonos celulares, especialmente aquellos que se comparten con otras personas, también pueden albergar una gran cantidad de gérmenes. Por tanto, es importante lavarse las manos después de tocar pantallas táctiles para prevenir enfermedades.

Tablas de cortar y esponjas de cocina: focos de contaminación en la cocina

La cocina es un lugar donde se manipulan alimentos y utensilios que pueden estar contaminados con gérmenes y bacterias. Las tablas de cortar y las esponjas de cocina son superficies propicias para la proliferación de estos microorganismos. De hecho, se ha descubierto que las tablas de cortar pueden tener hasta 200 veces más bacterias fecales que un asiento de inodoro. Por ello, es esencial lavarse las manos después de manipular alimentos crudos y limpiar adecuadamente estas superficies.

Prestar atención a los bolígrafos

En ocasiones, es necesario pedir prestado un bolígrafo para tomar notas o firmar documentos. Sin embargo, estos objetos pueden ser portadores de gérmenes y bacterias. Se ha descubierto que los bolígrafos de oficina tienen hasta 10 veces más gérmenes que un inodoro promedio. Por tanto, después de usar un bolígrafo que no es propio, es importante lavarse las manos para evitar la transmisión de enfermedades.

Dispensadores de jabón: sí, también necesitan limpieza

Aunque parezca contradictorio, los dispensadores de jabón pueden ser una fuente de gérmenes y bacterias. Estudios han revelado que los dispensadores de jabón rellenables están llenos de microorganismos. Al presionar la bomba dispensadora, los gérmenes presentes en el dispensador pueden pasar a las manos. Por tanto, es recomendable lavarse las manos después de utilizar estos dispensadores para mantener una buena higiene.

5/5 - (2 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira