¿Se pueden congelar las patatas?

La respuesta es sí, pero con las precauciones necesarias. Hay que aclarar que, si quisiéramos congelar patatas crudas, estas cambiarían de color al ponerse negras, y después de descongelarse serían inconsistentes. Por ello no se pueden congelar patatas crudas.

Congelar patatas cocidas puede ser complicado, pues son un vegetal que puede formar hielo rápidamente, sin embargo, hay formas de hacerlo y es muy efectiva.

Enteras, fritas o en puré. Aquí os dejamos algunas recomendaciones sobre cómo congelar las patatas.

Lo primero que debes hacer es lavarlas muy bien, pelarlas y cortarlas en la forma que más te guste: en cubos, tipo francesas, en rodajas o incluso dejarlas enteras.

Luego déjalas en un poco de cocción durante 4 minutos, escúrrelas y déjalas enfriar. Cuando las patatas estén frías, puedes congelarlas colocándolas en bolsas adecuadas para esto, donde puedas escribir la fecha de inicio de la congelación.

Además, puedes freír las patatas durante unos minutos, dejarlas enfriar y luego congelarlas. No es recomendable congelar las patatas cuando estén completamente cocidas, porque podrían convertirse en papilla.

Ten en cuenta que los recipientes que utilices para congelar sean especiales para ello y las bolsas que uses sean reutilizables aptas para la congelación. Saca todo el aire que quede dentro y si puedes al vacío sería mucho mejor.

Ahora ya puedes congelar patatas cocidas de manera correcta y tenerlas ahí para cuando las necesites.