Se queda ciega después de nadar con lentes de contacto

Miyako Aiko-Murray, estudiante británica, quedó ciega después de nadar en el mar con las lentes de contacto puestas mientras estaba de vacaciones en Malta en 2018, informa The Daily Mail. La joven, de 20 años, fue golpeada por una gran ola y el agua que entró en su ojo derecho hizo que su ojo estuviera rojo e irritado.

Cuenta la estudiante que cuando regresó a casa comenzó a tener migrañas y un «lagrimeo constante». La propia Miyako describió el dolor como «sentirse una pieza de metal en el ojo».

Tras acudir varias veces a urgencias, finalmente consultó un especialista que le diagnosticó queratitis por Acanthamoeba, una rara infección que daña la parte frontal del ojo. Ocurre cuando bacterias infectan la córnea, la cubierta externa transparente del ojo, y es más común entre personas que usan lentes de contacto.

«Fue devastador y abrumador para mí. Continuaba yendo a la oficina casi sin dormir», recuerda. En diciembre, justo antes de Navidad, perdí mi trabajo a causa de esta enfermedad. Mi corazón estaba roto porque todo se estaba derrumbando, pero mi familia me permitió continuar».

La estudiante ahora puede necesitar trasplantes de córnea y, posiblemente, un año de dolorosos tratamientos hasta que reciba un donante de ojo. Su mejor amiga Pearl Murray ha creado una página de recaudación de fondos para ayudarla en «este difícil momento».

«Me encantaría que volviera a la música para ayudar a lidiar con el estrés, la ansiedad y la depresión que la distraen de su tratamiento insoportable», escribió Pearl, explicando que su amiga «actualmente no tiene una fuente de ingresos o ahorros» para cubrir estos gastos.