Salud

Las 6 partes del cuerpo que nunca debes tocar con tus manos

Sin duda, tener buenos hábitos facilitan la vida y sobre todo en lo referente a la salud. Una correcta higiene corporal es el primer recurso poderoso contra la propagación de virus o bacterias causantes de infecciones, alergias, dermatitis, que incluso ayudan a desviar los virus estacionales.

Estas son las 6 partes del cuerpo que jamás debemos tocar con nuestras manos

La boca

Muchas veces sucede que acercamos las manos a la boca, ya sea para un refrigerio o para cualquier otra cosa, habiendo tocado antes objetos que no están particularmente limpios, estas pequeñas distracciones podrían generarnos grandes problemas.

El rostro

Desde luego, una zona totalmente prohibida para las manos sucias es generalmente la del rostro, por ejemplo, aquellos que les gusta masajear el rostro, ya sea para aliviar tensiones o calmar alguna molestia momentánea como el dolor de cabeza producido por el estrés. Sin embargo, lo que verdaderamente se hace es obstruir la delicada piel y los poros con gérmenes de otras partes del cuerpo.

Los ojos

El enrojecimiento, la irritación y la conjuntivitis, se pueden producir debido al contacto con nuestras manos sucias. Todas estas dificultades afectan a todas las personas de cualquier edad que están sujetos a los riesgos normales de la contaminación, ya sea del hogar o del entorno laboral.

Los oídos

Lastimosamente, las bacterias aprovechan cualquier vía para introducirse en el organismo, algo que puede provocar las molestas infecciones. Por lo tanto, lo mejor es mantener una higiene con productos estériles y no directamente utilizando nuestras manos.

La nariz

Ocurre exactamente lo mismo que con los oídos, con el agravamiento de tener el paso más corto de los virus y gérmenes inhalados por las fosas nasales. Por ello, lo más recomendable es tener siempre alejados nuestros dedos de nuestra nariz.

Las partes íntimas

Subestimar el peligro de adquirir infecciones podría significar tener que buscar largos y complejos tratamientos. Por consiguiente, lavarse las manos con frecuencia y de la manera correcta, no es un gran sacrificio y se evitará estos y otros problemas.