Seis quesos que puedes comer, aunque estés a dieta

Estos son los quesos que puedes comer, llenos de sabor, pero bajos en grasas y calorías: qué elegir para no arriesgarse y excederse.

Son buenos, sabrosos, irresistibles y entre los 500 quesos que se producen en Italia (son el tercer productor mundial, después de Francia y Alemania) la elección será difícil: ¿cómo se puede decir que no? Es difícil, pero es mejor no abusar de ellos.

«Los quesos aportan proteínas de alto valor biológico, son una fuente preciosa de calcio y fósforo, vitamina A y B2, pero al mismo tiempo son particularmente ricos en grasas saturadas», explica Valentina Schirò, bióloga nutricionista especializada en Ciencias de la Alimentación y doctora en Oncopatología Molecular y Celular.

«Por eso, como todos los alimentos, hay que consumirlos con moderación: hay que limitarse a una o dos raciones semanales de unos 40/60 gramos de quesos maduros, que son también los más adecuados para los intolerantes, ya que contienen mínimos restos de lactosa, y 100/120 gramos de quesos frescos, que por lo general tienen un menor contenido en grasa», continúa la experta. ¿Por dónde empezar? Le indicaremos 5 quesos para comer, aunque esté a dieta: quesos menos calóricos que otros y con un contenido reducido de grasa, perfectos como segundo plato para almuerzos y cenas que no decepcionen.

Los quesos se consideran enemigos jurados de la dieta, pero el verdadero problema es que se comen mal: «Mucha gente come queso como aperitivo o al final de una comida. Estos son malos hábitos, por lo que los quesos añaden grasa y proteína extra y los hacen más pesados. El alto contenido de grasa, de hecho, prolonga los tiempos de digestión», continúa la experta. Para orientarse en la elección, aquí están los quesos que puedes comer.

  1. Graukäse (o Queso Gris)

Es un queso típico del Tirol del Sur (y en particular del Valle del Ahrntal), sus orígenes se remontan al año 1300. «Este – explica la Dra. Schirò – es un queso con un contenido muy bajo de grasa, porque se obtiene de la leche que sobra después de la producción de la mantequilla. Las calorías también se reducen: 100 gramos contienen unas 150 calorías. Tradicionalmente se come con polenta y cebolla y un condimento de aceite y vinagre. Otra combinación a probar, para un buen equilibrio, es con peras, nueces, rúcula y songino: una ensalada rica en fibra y buenos ácidos grasos».

  1. Queso Quark

«Este es un queso fresco suave: el untable con el menor contenido de grasa, y sólo 90 calorías por 100 gramos. La otra ventaja es que el Quark tiene un índice glicémico muy bajo y por lo tanto evita los picos glicémicos que favorecen la acumulación de grasa. Su sabor acidulado lo hace perfecto con verduras cocidas y crudas, pero también es ideal para hacer postres más ligeros: pruébelo con la tarta de queso».

  1. Queso Caprino

«Otros quesos frescos, una preciosa fuente de minerales como el potasio, el fósforo y las vitaminas, contienen unas 230 calorías por cada 100 gramos y su bajo contenido en grasa los hace especialmente digeribles y adecuados para quienes sufren de hipercolesterolemia. Sólo hay que asegurarse de que se haga sólo con leche de cabra: a veces es una mezcla con leche de vaca, y en este caso se hace un poco más pesado».

  1. Queso Robiola

«Tiene unos 28 gramos de grasa por cada 100, con un promedio de 330 calorías por libra: entre todos los mencionados, la robiola es el queso más gordo, pero aún así hay que tenerlo en cuenta incluso si se está a dieta, ya que es muy versátil y con poco puede resolver comidas y cenas. Se puede utilizar solo como segundo plato, pero también para condimentar la pasta y hacer postres».

  1. Queso Feta

«Otros quesos hechos con leche de cabra, ricos en vitamina B2 y A, proporcionan unas 230 calorías por cada 100 gramos. Los que lo adoran en ensaladas y salsas pueden seguir comiéndolo en las cantidades adecuadas una vez a la semana sin demasiados remordimientos».

  1. Ricotta

«Mucha gente lo considera un queso, pero técnicamente el ricotta es un producto lácteo, ya que se obtiene del suero de leche: por lo tanto, es un derivado de la elaboración del queso. El queso de vaca es el mejor aliado para quienes quieren mantenerse en forma: 100 gramos contienen unas 140 calorías, frente a las 160 calorías del queso de oveja, que es más gordo. Sin embargo, nutricionalmente, el ricota es menos rico que el queso porque tiene una menor concentración de proteínas, vitaminas y sales minerales».

También puedes leer: 10 ejercicios de estiramiento de la cabeza a los pies