¿Selfie en el gimnasio? Según la ciencia, podrías tener problemas psicológicos

Tomarse selfies durante el entrenamiento es sinónimo de narcisismo: esta es la conclusión a la que llegó una investigación realizada por la Universidad de Brunel en Londres.

Seamos realistas, ¿quién no se ha hecho una selfie en el gimnasio y la ha publicado en Facebook, Twitter o Instagram? Bueno, este gesto al que nos hemos acostumbrado esconde algo realmente muy preocupante. De hecho, detrás de esta inocente foto hay un complejo y articulado mecanismo psicológico.

Según el estudio de la Universidad de Brunel, los más propensos a publicar fotos con los músculos a la vista y las gotas de sudor en la frente son principalmente narcisistas y, mucho más en general, todos aquellos que necesitan la aprobación de otros para aumentar su autoestima.

En la investigación participaron 555 personas que colocaron a disposición sus perfiles sociales. El análisis se llevó a cabo teniendo en cuenta no sólo las fotos publicadas, sino también el texto utilizado en la publicación de la fotografía. Al mismo tiempo, todos los que participaron en la encuesta respondieron un cuestionario destinado a describir los rasgos de su personalidad.

Las macroáreas que se tuvieron en cuenta fueron la extroversión, el neuroticismo, la franqueza, la amabilidad y el esmero. Los resultados arrojaron que en realidad son disfraces que estas personas narcisistas utilizan para disimular su inclinación por aumentar su ego.

Esto significa que tomarse una selfie en el gimnasio es como pedir a tus amigos virtuales que aprueben los resultados obtenidos durante el entrenamiento. En resumen, lo mejor sería tratar de contenerse y evitar caer en la tentación de tomarse una selfie por el simple hecho de recibir un «me gusta» a cambio.