Cocina, recetas y alimentos

Semillas germinadas, gana vitalidad en invierno

Las semillas germinadas son un gran componente para potenciar la salud del organismo. Por ello, integrarlas en tu ingesta diaria es una alternativa efectiva para aprovechar sus nutrientes, sobre todo en temporada de invierno. Pues, una vez las semillas germinan, liberan una corriente de energía vital. 

Justo en ese momento, los niveles nutricionales de la semilla se incrementan sustancialmente, siendo la ocasión más oportuna para entregar al organismo sus beneficiosas propiedades.

Precisamente por eso, en esta nota te comentamos más sobre las bondades de estas semillas para que ganes energía en época de invierno.

Propiedades de las semillas germinadas

Aunque usualmente son utilizadas en dietas depurativas, también puedes incluirlas en tu alimentación. Específicamente, en temporada de primavera y verano, es cuando tu organismo requiere de sus valiosos nutrientes. Así que conoce sus propiedades:

●       Ricas en actividad enzimática

Gracias a su alto contenido enzimático benefician el proceso de digestión, absorción y metabolización de nutrientes. Incluso, la acción enzimática de las semillas germinadas es mucho mayor que la proporcionada por otras frutas y verduras.

●       Son una buena fuente de vitaminas

Durante el proceso de germinación es donde las semillas duplican sus propiedades. Siendo una rica fuente de vitaminas A, B, C, D y E. Además, también poseen proteínas (aminoácidos), carbohidratos y ácidos grasos.

●       Ricas en clorofila

Por eso, son tan utilizadas en las dietas detox, ya que la clorofila es considerada como una de las primordiales moléculas depurativas que proporciona la naturaleza.

●       Gran contenido en nutrientes

Al ser una buena fuente de minerales, las semillas germinadas se vuelven esenciales para optimizar el flujo sanguíneo, así como la salud ósea y muscular.

Beneficios de las semillas germinadas

Aprovechando sus propiedades, las semillas germinadas suelen brindar muchos beneficios. Entre esos:

  • Regeneran la flora intestinal y optimizan el proceso digestivo.
  • Favorecen la acción del sistema nervioso, fortaleciendo las defensas.
  • Combaten la acción de los radicales libres, contrarrestando el envejecimiento de los tejidos.
  • Son una excelente alternativa depurativa.
  • Potencian la producción de leche materna.
  • Regulan el sistema endocrino.
  • Brindan efectos rejuvenecedores.

Semillas que se pueden germinar

Por lo general, se tienden a germinar legumbres como garbanzos o lentejas, y cereales como trigo, avena y arroz. Igualmente, verduras como berros, puerro, rábanos, soja, mostaza, remolacha, cebolla y girasol.

Todas estas son ideales para recargar tu organismo de energía vital. Una vez se pongan en remojo, aumentan su volumen, la cáscara se suaviza y se abre. Como resultado, las enzimas se activan debido al oxígeno y al agua. Solo unos días después, los brotes estarán cargados de nutrientes, liberando su poder enérgico.

Las semillas germinadas son un buen aliado para la salud. Sobre todo, para contrarrestar los efectos de los cambios estacionales, pruébalas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *