Ser olvidadizo es un signo de gran inteligencia: un estudio lo confirma

¿No recuerdas si dejaste encendido el fuego o donde dejaste las llaves? ¿Sueles olvidar pequeños detalles que deberías recordar con facilidad? A lo mejor eres un genio y no lo sabías, según los resultados de un estudio reciente de la universidad de Toronto.

Si eres de esas personas que regularmente olvida las cosas, especialmente detalles sobre sucesos que pasaron hace tiempo, fechas importantes o aniversarios, esto puede hacerte sentir bastante inseguro y culpable con tus conocidos e incluso llegar a pensar que tenías un problema de memoria o menos inteligente. Sin embargo, la buena noticia es que puede que estés en un error, debido a que estudios recientes han comprobado que es justamente lo contrario, y que aquellas personas cuya memoria no es tan buena o detallada pueden tener un mayor índice de inteligencia y adaptabilidad.

El estudio realizado por la Universidad de Toronto muestra que tener una memoria duradera es un recurso sobrevalorado y que recordar todos los detalles de lo que sucede dificulta tomar decisiones importantes debido a la sobrecarga información. Por lo tanto, el olvidar cosas se convierte en el sistema utilizado por el cerebro para preservar solo la información valiosa, olvidando lo que no representa importancia alguna para dar lugar solo a las cosas realmente esenciales.

Selección de información.

Al tener demasiada información almacenada en el cerebro, esta competirá para ser recordada, provocando una pérdida del enfoque de los datos realmente importante al querer priorizarlo todo, puede ser visto como algo similar a realizar muchas tareas a la vez sin tener éxito en ninguna.

Las personas con mentes capaces de olvidar recuerdos viejos o pequeños detalles, pueden adaptarse con mucha más facilidad a situaciones nuevas e inesperadas. Se trata de algo similar al entendimiento de las nuevas tecnologías. Si empezáramos a usar un nuevo sistema operativo, tendríamos problemas para recordar cómo se utiliza al inicio y solo recordaríamos como usar las herramientas que usamos en el día a día, y muy probablemente nuestro cerebro sustituya la manera de utilizar un ordenador convencional por los recuerdos de cómo usar las aplicaciones frecuentes. Otro buen ejemplo es lo que sucede con las personas que están acostumbradas a conducir en autos estándar, puede que olviden cómo manejar un auto automático porque no lo hacen con frecuencia, pero eso no significa que sean menos inteligentes.

Si sientes que eres del tipo olvidadizo, no sientas que eres menos eficiente o inteligente que otras personas. Te recomendamos implementar la programación de recordatorios usando tu smartphone o usar una libreta, así no tendrás que arriesgarte a olvidar una cita importante o la fecha de tu aniversario y ten en cuenta que puede que se trate de una capacidad de adaptabilidad superior que te brinda la posibilidad de actuar mejor y más rápido ante situaciones que a otros les tomaría mucho mas tiempo asimilar.