Si hay pacientes asintomáticos a su alrededor existe una alta presencia de virus en los objetos

Un nuevo e importante descubrimiento dice que los pacientes asintomáticos contaminan todo lo que les rodea: un estudio con dos pacientes chinos encontró la fuerte presencia del Coronavirus en los objetos tocados.

El Centro Chino para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) hizo un interesante estudio, publicado posteriormente por su homólogo estadounidense. El estudio revela cómo el Covid-19 puede permanecer en objetos que han sido tocados por pacientes asintomáticos: es un paso adelante en comparación con otra investigación publicada a principios de marzo en Singapur, en la que se examinaron tres habitaciones que habían albergado a pacientes aislados por ser positivos para el Coronavirus.

En este caso ya se había observado que las superficies -incluidas las ventanas y el suelo- estaban contaminadas con el virus; sin embargo, los pacientes ya habían presentado los clásicos síntomas del Covid-19. En la investigación china, sin embargo, ocurrió algo más: el caso se refiere a dos estudiantes chinos que regresaron a su país a mediados de marzo y fueron puestos en cuarentena en un hotel. Cuando ocurrió, ninguno de los dos tenía síntomas.

Los pacientes asintomáticos contaminan los objetos que están a su alrededor

Al día siguiente, tras dar positivo en el hisopo, fueron admitidos en el hospital y, poco después de la confirmación de que realmente estaban contagiados, se tomaron muestras de cada una de las habitaciones del hotel en el que se habían alojado.

La investigación se refirió a diversos objetos (se mencionan los interruptores, los pomos de las puertas, los grifos, el control remoto del televisor, las sábanas y las almohadas e incluso el asiento del inodoro); bueno, el resultado fue increíble porque 8 de 22 objetos, alrededor del 36%, revelaron realmente la presencia del virus: seis de ellos en la habitación del paciente A, principalmente en las sábanas y los interruptores, y dos en la habitación del paciente B en relación con el grifo y la almohada. La investigación se refiere al hecho de que ambas personas permanecieron en su habitación durante menos de 24 horas.

«Las muestras tomadas en almohadas y sábanas tenían una importante carga viral», señaló el estudio; según los autores, este hecho llevó a demostrar que los pacientes presintomáticos tienen un alto rechazo de la carga viral, y pueden contaminar fácilmente su entorno. Por eso se recomienda no sacudir y agitar las sábanas de los pacientes cuando se cambian, y al mismo tiempo lavarlas y secarlas bien.

Al concluir el estudio, se dice que ambos pacientes mostraron síntomas de Coronavirus, principalmente fiebre y tos: el paciente A dos días después del ingreso, mientras que en el paciente B tardó 6 días en manifestarse los primeros síntomas de Covid-19.

También puedes leer: 10 hierbas para dormir: remedios naturales para el insomnio