LifeStyle

¿Qué pasa si quieres bajar de peso y cenas tarde?

Si tu objetivo es perder peso, hay algo que debes evitar hacer: cenar tarde.

Como se destaca en un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism de la Sociedad Endocrina, este hábito es malo para la salud.

Cenar tarde está asociado con el aumento de peso y los altos niveles de azúcar en la sangre, independientemente de si la comida es la misma en ambos casos.

Los resultados del estudio

Como leímos en Healthline, 20 personas sanas (10 hombres y 10 mujeres) fueron investigadas para averiguar cómo sus cuerpos metabolizaban la cena que se comía a las 10 pm en vez de a las 6 pm.

Todos se durmieron al mismo tiempo: a las 11 de la noche. Los resultados de la investigación mostraron que cuando se come tarde, los niveles de azúcar en la sangre son más altos y la cantidad de grasa quemada es menor.

Los que llegaron tarde a la cena tenían picos de azúcar en la sangre casi un 20% más altos. El consumo de grasa fue un 10% más bajo que el de los que habían cenado antes, lo que es negativo si se quiere perder peso.

«Los efectos que hemos visto en voluntarios sanos podrían ser más pronunciados en personas con obesidad o diabetes, que ya tienen el metabolismo comprometido», explicó el Dr. Chenjuan Gu, autor del estudio.

Hay que precisar que no todos reaccionaron de la misma manera, por lo que hay personas menos vulnerables a los efectos negativos de una cena tardía.

Otros estudios sobre la relación entre la cena y el metabolismo

Otro estudio realizado en 2017 por la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania declaró que comer tarde puede ser malo para la salud.

Este hábito afecta negativamente al metabolismo, especialmente de las grasas, aumenta el peso y los niveles de insulina y colesterol. También predispone al riesgo de enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Los estudiosos encontraron que los participantes del estudio que comían tarde en la noche, a medida que pasaba el tiempo, ganaban peso. También encontraron que se aumentaron otras medidas que reflejaban perfiles metabólicos negativos. Estos incluían insulina, glucosa en ayunas, niveles de colesterol y triglicéridos.

También puedes leer: Cómo organizar una barbacoa de verano

Publicaciones relacionadas