Cocina Recetas

Si te pasas con la sal… te ayudamos a arreglarlo con estos 5 trucos

Muchas veces por costumbre, otras por error, solemos usar demasiada sal para condimentar nuestras recetas y lo que debería ser una comida perfecta termina siendo algo demasiado salado y molesto para el paladar.

El problema es que al momento de que la sal se vierte en la comida, se disuelve prácticamente enseguida. Afortunadamente, existen algunos procedimientos que permiten disimular el sabor e incluso eliminar gran parte de la sal que empleaste.

4 métodos eficaces que te ayudarán con tus platos demasiados salados:

Agrega una patata cruda: este es un método bastante eficiente para quitar la sal de los alimentos. Solo debes agregar una patata cruda, pelada y cortada en trozos grandes. Dejala durante 5 a 10 minutos, de este modo absorberá la mayor parte del sodio, aunque puedes seguir cocinando sin retirarla. Ten en cuenta retirarla al final y te darás cuenta como desaparece la sal.

Duplica las cantidades: si algo te quedó demasiado sazonado con sal o cualquier otro ingrediente, una gran forma de solucionarlo es aumentando la cantidad del resto de ingrediente. En guisos y sopas es muy fácil, solo agrega caldo sin sal y listo.

Limón fresco: las gotas de limón son excelentes para eliminar esa sensación intensa que causa la sal, sin alterar el resto de los sabores. Por supuesto, ten cuidado de no usarlo en recetas que contengan un producto lácteo.

Agrega miel o azúcar: para compensar el sabor salado, puedes agregar miel o azúcar. Si lo haces así, espera un par de minutos para comprobar si realmente funciona, debido a que tomará algo de tiempo mezclar los sabores. El tomate y el yogur son otra buena alternativa para disimular el exceso de sal, principalmente para recetas de sopas, guisos y curry.

Publicaciones relacionadas