¿Siempre tienes ansia de dulce? Hoy te decimos cuáles y cuánto comer

El cuerpo utiliza a la glucosa como combustible, pero eso no significa que el consumo de azúcar refinada deba ser alto. Según los informes de la Organización mundial de la salud (OMS) solo se deberían consumir 25 gramos de azúcares al día, ya que estos también tienen grandes cantidades de calorías innecesarias y son claves en la aparición de enfermedades y condiciones como la obesidad, la diabetes, las caries y las enfermedades cardiovasculares.

Resistirse al postre y a las cosas dulces para mantenerse en forma es sin duda una de las tentaciones más difícil de controlar. El consumo excesivo de azúcares, además de dificultar la pérdida de peso, tiene serias contraindicaciones para nuestra salud. Aun así, si eres de ese tipo de personas que no puede resistirse a algo dulce, hoy te contaremos cuanta azúcar puedes comer por día y algunas estrategias para comer sin sentirte culpable.

En promedio, todos consumimos mucha más azúcar de la necesaria. De hecho, la dosis recomendada por la Organización Mundial de la Salud de 25 gramos muchas veces es superada, por ejemplo, el consumo diario de una persona española promedio es de unos 100 g, lo que es muy superior a los índices recomendados para mantenerse saludable.

¿Cuánta azúcar se puede consumir al día?

Según OMS los azúcares refinados solo deben representar el 10% de la ingesta calórica diaria máxima. Esto quiere decir que una persona adulta con un índice de masa corporal normal solo debe consumir un máximo de 25 g o unas 12 cucharadas o terrones de azúcar añadido al día. Aun así, la OMS recomienda reducir la ingesta de azúcar hasta el 5% para obtener beneficios en nuestra salud e invitan a todos los consumidores a aprender a leer las etiquetas de los productos que van a consumir para saber su contenido de azúcar agregado.

¿Puedo comer cosas dulces aun teniendo en cuenta todas estas contraindicaciones?

Aunque no lo creas, hay algunos dulces que pueden satisfacer cualquier antojo sin poner en riesgo nuestra figura y salud. Si crees que nos estamos refiriendo al consumo de pan blanco o pan integral, debes tener en cuenta que solo se debe comer ese tipo de alimentos una vez a la semana y mejor si es después de una comida baja en hidratos de carbono y grasas. Aun así, es posible hacer nuestros dulces caseros que no contengan harinas ni azúcares refinados innecesarios y, de hecho, esta opción puede ser la solución ideal para satisfacer esos deseos inesperados. Por ejemplo, puedes preparar manzanas al horno con canela, tarta de queso con miel y mermelada sin azúcar, tortitas de avena, yogur griego y plátanos. Las posibilidades y métodos de preparación son infinitos, solo tienes que poner tu imaginación a volar.