Cocina, recetas y alimentos

7 consejos para una barbacoa sin riesgos para la salud

Aquí encontrarás algunas recomendaciones para que tus parrilladas sean más saludables y seguras, sin perder ni su exquisito sabor ni la diversión de los encuentros.

En esta época del año, gracias al buen tiempo, hay más oportunidades para preparar una barbacoa al aire libre y disfrutar con amigos. Aunque cocinar a la parrilla es visto por muchos como algo saludable al no requerir de ningún condimento, puede ser peligroso debido a las altas temperaturas a la que se exponen los alimentos, las cuales aumentan la presencia de sustancias cancerígenas y nocivas. Pero esto no debe evitar que preparemos este tipo de alimentos, ya que solo basta con conocer y poner en práctica unos sencillos trucos para evitar estos efectos indeseables de la barbacoa y hacerla lo más sabrosa y saludable posible.

Elige los cortes con menos grasas.

La formación de sustancias nocivas es mayor en el caso de los alimentos grasos ya que las gotitas de grasa que caen al fuego generan un humo rico en hidrocarburos aromáticos policíclicos, compuestos nocivos que, al esparcirse a través del humo, se depositan sobre la comida. Por lo tanto, para cuidar su salud, es posible que prefiera utilizar carnes magras y evitar las variedades con alto contenido de grasa, como las costillas de cerdo o las salchichas.

Ten en cuenta que la carne de res no es la única opción para cocinar en una barbacoa.

Además de la carne, el pescado también es una gran opción en cuestión de salud y sabor, especialmente porque produce menos toxinas durante su cocción. Por si fuera poco, en la lista de alimentos ideales para cocinar a la parrilla, no podemos dejar de lado las verduras, altamente ricas en fibra y antioxidantes, por lo que son muy buenas para la salud.

No te olvides de la marinada.

El pescado y la carne pueden marinarse con gran variedad de especias, hierbas, zumos y ajo. Por si no lo sabías, este es un método muy eficaz para reducir la aparición de sustancias nocivas y ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades a mediano y largo plazo.

Aprende a condimentar los alimentos que pasarán por la parrilla.

Condimentar la carne a la brasa con hierbas y especias es muy útil para nuestra salud, ya que contienen antioxidantes que reducen la formación y contrarrestan la acción de sustancias cancerígenas.

Limita la exposición de los alimentos al humo.

Lo primero es que no debes dejar los alimentos en la parilla por mucho tiempo, esto para evitar que se formen partes quemadas. Además, un buen truco para reducir aún más el tiempo de cocción es cortar la carne en trozos pequeños, ideales para servir brochetas.

Como último consejo, asegúrate de usar el tipo de madera adecuado, te recomendamos el carbón de madera dura, que arde a temperaturas más bajas.

Limpia bien las rejillas.

Por último, al final de la barbacoa recuerda siempre eliminar los residuos que queden adheridos que tienen la mayor concentración de carcinógenos y que se adherirían a los nuevos alimentos, alterando sus características y seguridad.