LifeStyle

7 tipos de dolor que no deben ser ignorados

Un dolor de estómago repentino nunca debe ser ignorado, por ello te explicaremos cómo distinguir si tu dolor de estómago es mucho más que un simple dolor pasajero.

Apendicitis.

Dolor de estómago, especialmente dolor repentino alrededor del ombligo. Este dolor puede ir acompañado de náuseas, fiebre, vómitos, pérdida del apetito, dificultad para defecar o contracción de los músculos abdominales.

¿Qué se debe hacer?

La apendicitis debe tratarse lo más pronto posible, de lo contrario, el apéndice puede llegar a romperse y derramar líquido infeccioso a otras partes del abdomen. Los músculos abdominales rígidos son una señal de que la infección está comenzando a extenderse por toda el área.

Trastorno del colon, infección en el tracto urinario o una enfermedad inflamatoria pélvica.

Dolor fuerte en el estómago que puede centrarse debajo del ombligo y que se extiende hacia el lado superior e inferior. Esto es causado por la presencia de algún trastorno en el colon, infección del tracto urinario o enfermedad inflamatoria pélvica.

¿Qué se debe hacer?

En caso de que el dolor sea insoportable, diríjase a un médico para pedirle pruebas diagnósticas o vaya directamente a urgencias.

Cálculos biliares o inflamación de la vesícula biliar.

Dolor repentino en la parte derecha del estómago u abdomen que puede irradiarse a otras partes del abdomen o la espalda, esto puede ser causado por cálculos biliares o inflamación de la vesícula biliar.

¿Qué se debe hacer?

Si el dolor persiste o empeora después de comer alimentos ricos en grasas, consulte a un médico.

Acidez de estómago.

Este dolor de estómago puede causar ardor debajo del esternón, especialmente después de una comida.

¿Qué se debe hacer?

La mejor opción es tomar antiácidos de venta libre puede prevenir la acidez estomacal y evitar consumir demasiadas comidas grasosas. Si el dolor de estómago persiste durante varias semanas consulte a un médico.

Enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o diverticulitis.

Aparición repentina de dolor estomacal en la zona inferior izquierda del abdomen, en ocasiones acompañado de fiebre, náuseas o vómitos.

¿Qué se debe hacer?

Acude lo más pronto posible con un médico, este seguramente proceda con una colonoscopia. Es posible que un tratamiento a largo plazo sea necesario.

Obstrucción en el intestino, apéndice perforado o sangrado en el intestino.

Dolor de estómago repentino acompañado de diarrea, diarrea con sangre o vómitos. Las causas suelen ser una obstrucción en el intestino, un apéndice perforado o una hemorragia intestinal.

¿Qué se debe hacer?

Estos son síntomas de una hemorragia interna, por lo que es mejor ir rápidamente a un hospital.

Cálculos renales o infecciones de los riñones o la vejiga.

Aparición de un fuerte dolor de estómago repentino y agudo cerca de las costillas inferiores que se esparce hasta la ingle. Esto puede ser producido por cálculos renales o, si hay síntomas como fiebre, por una infección renal o de la vejiga.

¿Qué se debe hacer?

Lo primero es consumir más agua y ponerse en contacto con un médico. La mayoría de los cálculos renales terminan desapareciendo por sí solos, aunque en singulares ocasiones la operación es necesaria. Si padece fiebre, asista inmediatamente con un médico.