LifeStyle

¿Estancada y sin perder ni un gramo? ¡Tranquila y lee esto!

Si estás intentando perder peso y sientes que has llegado a un punto en el que estás estancada, piensas dejar de esforzarte para alcanzar tu talla ideal y te invade el desánimo, debes saber que tu cuerpo atraviesa un proceso normal y que los objetivos están por cumplirse.

Antes de abandonar la dieta o perder las esperanzas de perder esos kilitos de más, toma en cuenta estos valiosos consejos:

Entiende tu organismo

Cuando realizas dietas de adelgazamiento las porciones de comida diarias son menores a las que acostumbras a consumir. Así que progresivamente el organismo se adapta a recibir menos cantidad de alimento y puede ocurrir que se estanque en un mismo peso durante algún tiempo.

Sin embargo, aunque pierdes calorías lentamente, el metabolismo es más rápido y también pierdes grasa sin que lo notes. ¡Tómalo con calma y para evitar frustraciones, no subas a la balanza todos los días!.

Camina a diario y toma suficiente agua

Caminar es la mejor manera de perder calorías extra y lo recomendable es que lo hagas por lo menos 4 días a la semana por espacios de 30 a 45 minutos. Además, es necesario mantenerte bien hidratada, intenta tomar 8 vasos de agua al día para ayudar a eliminar toxinas de tu cuerpo que también aumentan el resultado de la balanza.

Mídete una vez por semana, chequea si disminuyen las medidas y si la ropa te queda más ancha.

Asume el reto positivamente

El poder de la mente es altamente eficiente para ayudarte a adelgazar, visualízate con el cuerpo que deseas, practica la hipnosis, meditación, yoga o cualquiera actividad que te permita potenciar los resultados de la dieta de adelgazamiento. Esta es una alternativa positiva que te servirá de estímulo para no perder de foco tu propósito.

También viene bien contar con alguna amiga que sea tu apoyo y te motive en momentos de debilidad o cuando hagas trampa en tu dieta.

No te olvides de la disciplina

Puede pasar que llegas al tope de tu pérdida de peso porque te aburres de la dieta y pierdes motivación. No te permitas llegar hasta este punto, anímate a ensayar otras recetas, probar nuevas comidas, sustituir un alimento por otro.

La clave del éxito está en ser creativa. Siempre tendrás nuevas y variadas opciones que probar. Deja de lado las dietas rigurosas, aunque tengas una meta clara siempre es bueno endulzar el día, un yogurt con frutas es una alternativa sana y deliciosa.

Sigue un plan firme

Mantén una rutina de tus caminatas, ejercicios e hidratación, motívate y verás cómo empiezas a observar el cambio en tu cuerpo. Recuerda siempre la razón por la que decidiste mejorar tu calidad de vida, apostar por una dieta saludable y lucir más esbelta. Aprende a decir “no” a las temidas tentaciones que te incitan a romper la dieta.

Llevar una vida saludable te traerá innumerables beneficios, con fuerza de voluntad lograrás que la buena alimentación se convierta en un hábito que luego será esencial en tu día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.