Salud

Síndrome de hiperactividad: síntomas y tratamiento

También conocido como TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es uno de los síndromes neurológicos más comunes durante la infancia, e incluso puede extenderse hasta la adultez causando problemas de concentración y en el rendimiento social y laboral.

¿Qué es el TDAH?

Se trata de un problema neurobiológico que es principalmente originado en la infancia, desde antes de los 12 años y que presenta algunas de las condiciones principales como hiperactividad, falta de atención o impulsividad. Sus intensidades pueden cambiar drásticamente o incluso su forma de presentarse.

La conducta de los más pequeños es normalmente muy activa. Sin embargo, cuando está se manifiesta de una manera más frecuente y empieza a afectar el rendimiento del niño en sus estudios y sus relaciones con amigos, es posible que se trate de este síndrome.

Síntomas claves

Cuando un niño sufre de hiperactividad, normalmente es fácil notarlo, lo que es difícil es diferenciar si se trata de hiperactividad por emoción, por su corta edad o si se trata realmente de un problema que pueda ser más serio.

Al presentar movimientos bruscos en momentos inapropiados, hacer ruidos constantemente, mostrar falta de constancia en actividades que empieza a hacer o incluso cuando habla en exceso y demasiado rápido puede tratarse de este síndrome. Lo que puede llegar a afectar negativamente el desarrollo de su niñez.

Su forma de actuar y de presentarse como síntomas puede cambiar según la edad del niño o del adulto, pero estas similitudes en la conducta son generales y ayudan a identificar fácilmente la hiperactividad en cualquier persona sin importar la edad.

Causas y cómo tratarla

En la actualidad no se conoce una razón en particular por la que aparezca el síndrome de hiperactividad ni por qué quienes la padecen son incapaces de concentrarse. Sin embargo, se cree que existen relaciones genéticas o incluso sociales y costumbres en el hogar que pueden afectar la conducta y el comportamiento del cerebro.

Es posible tratarlo con medicamentos, terapias y atención médica en conjunto con los padres y profesores si se establecen objetivos y metas a corto plazo, para que poco a poco se logre recuperar el control mostrándole a los padres como enfrentar las situaciones tensas y cómo impulsar a los pequeños a actuar de manera adecuada en ciertas circunstancias, momentos y lugares.

Aunque parece un síndrome complejo, el tratamiento adecuado y la detección a temprana edad puede ayudar a que los niños tengan una buena calidad de vida y superen por completo esta condición de forma paulatina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.