Síntomas de la cistitis y su tratamiento

Síntomas de la cistitis y su tratamiento: La cistitis puede ser muy molesta y puede hacernos sentir muy incómodos, arruinando nuestro día porque hace que incluso las actividades diarias normales sean imposibles de realizar.

Veamos cómo reconocerla, cuáles son los síntomas, las posibles causas y cómo prevenir esta enfermedad.

La cistitis: ¿Qué es?

La cistitis es una inflamación de la vejiga, causada por una infección del tracto urinario debida, en la mayoría de los casos, a una bacteria llamada Escherichia Coli. Desafortunadamente, la cistitis, y la inflamación resultante, afecta principalmente a las mujeres.

¿Cómo reconocer la cistitis?

La cistitis se suele diagnosticar en función de los síntomas, las causas y la frecuencia con que se produce. Puede ser cistitis aguda, crónica o recurrente.

Los síntomas

La cistitis se divide en simple o compleja, dependiendo de la presencia o ausencia de ciertos síntomas: las cistitis complejas, de hecho, son aquellas en las que los síntomas clásicos se acompañan de síntomas menos frecuentes, como fiebre, náuseas, etc. Dependiendo del tipo de cistitis, los síntomas pueden presentarse individualmente o en conjunto, pero también pueden variar de una persona a otra. Los síntomas más comunes son:

  • Dificultad para orinar;
  • dolor y/o ardor al orinar;
  • necesidad constante de orinar, incluso después de orinar;
  • Sensación de pesadez en la vejiga;
  • quemaduras en el área genital;
  • dolor en la pelvis;
  • presencia de sangre en la orina.

También pueden presentarse síntomas menos comunes como náuseas, diarrea, fiebre, dolor en las piernas y fatiga.

¿Por qué afecta principalmente a las mujeres?

Las razones están principalmente relacionadas con la anatomía femenina. Los genitales femeninos, de hecho, están equipados con una uretra, el canal por el que sale la orina, mucho más corta que la de los hombres. Además, la proximidad al orificio anal facilita la subida de gérmenes intestinales como la Escherichia Coli. Esta particular conformación de la mujer facilita que las bacterias asciendan por la uretra y proliferen en el tracto urinario, causando la muy molesta cistitis.

¿Cuáles son las causas de la cistitis?

La cistitis se divide en infecciosa e inflamatoria.

Las cistitis infecciosas o bacterianas son causadas por bacterias que pueblan el último tramo del intestino, como los colibacilos y los enterococos, que llegan a la vejiga por la sangre o por medios externos. Estas son las principales causas de cistitis infecciosa en las mujeres:

  • relaciones sexuales – que promueve el paso de bacterias patógenas a la vagina, luego a la uretra y finalmente a la vejiga (cistitis post-coital o de luna de miel);
  • vaciado incompleto de la vejiga al orinar;
  • el uso de tampones, diafragmas y/o cremas espermicidas;
  • estreñimiento;
  • higiene íntima incorrecta;
  • presión en la vejiga debido al embarazo.

En el caso de los hombres, en cambio, los factores de riesgo suelen ser atribuibles a la hipertrofia o a los estados inflamatorios de la próstata.

La cistitis inflamatoria no es causada por microorganismos patógenos sino por factores irritantes como:

  • acidez excesiva en la orina;
  • la ingesta de alimentos o bebidas irritantes;
  • presencia de cristales en la orina (piedras);
  • alteraciones hormonales;
  • nicotina;
  • deshidratación;
  • químicos irritantes y/o perfumes presentes en los jabones;
  • diabetes;
  • uso del catéter;
  • usar ropa demasiado ajustada y/o calzoncillos sintéticos.

Cómo prevenir la cistitis

La prevención de la cistitis es posible siguiendo algunas reglas básicas:

  • observar una cuidadosa higiene íntima
  • no utilice limpiadores íntimos agresivos
  • hidratarse correctamente
  • seguir una dieta sana y variada
  • Evita usar ropa interior ajustada y material sintético, elige algodón o lino en su lugar.
  • evitar los alimentos picantes y los azúcares refinados, que promueven la proliferación de microorganismos patógenos,
  • consumir regularmente alimentos ricos en fibra (como los granos enteros) y frutas y verduras frescas de temporada, preferentemente diuréticos (como el hinojo, los espárragos, los pepinos, los arándanos, la sandía).

Tratamiento de la cistitis

Normalmente se necesitan antibióticos para tratar la cistitis bacteriana. Sin embargo, siempre debe consultar a su médico, quien podrá indicarle la terapia a seguir después de los exámenes correspondientes. Por lo general, el diagnóstico se basa tanto en la presencia de síntomas característicos como en investigaciones específicas, tales como:

  • la prueba de orina con el estudio de los sedimentos;
  • cultivo de orina con recuento de colonias bacterianas desarrolladas.

También puedes leer: El aceite de oliva, un valioso aliado contra la diabetes