¿Sufres de estreñimiento? Descubre las 4 causas más comunes y sus remedios

El estreñimiento es un síntoma, más que una enfermedad. Este término se utiliza para designar tanto la escasa frecuencia de defecación como la dificultad para expulsar las heces.

El estreñimiento ocurre cuando las heces son dolorosas o secas y difíciles de evacuar. El estreñimiento comienza cuando el cuerpo absorbe más agua e indica a los alimentos a desplazarse más lentamente por los intestinos. Es un síntoma frecuente, pero controlable, en las personas con cáncer.

¿Cuáles son sus causas más comunes?

Una dieta pobre en fibra: Si no ha defecado durante algunos días y ni siquiera está comiendo vegetales, su cuerpo puede carecer de fibra. La mayoría de las personas no incluyen suficiente fibra en su dieta diaria y esto puede disminuir la movilidad intestinal. Idealmente, las mujeres deben consumir entre 21 y 25 gramos de fibra por día, mientras que en los hombres su consumo debe estar entre 30 y 38 gramos por día. Incluir en sus comidas y meriendas alimentos ricos en fibra como frambuesas, peras, manzanas, brócoli, coles de Bruselas y granos integrales, puede ayudarlo a aumentar su contenido diario de fibra.

Beber poca agua: Las heces están compuestas en un 75% de agua. Si falta ese aporte hídrico, las deposiciones se vuelven más compactas y hay una mayor dificultad para la defecación.

Te aguantas demasiado: Cuando las heces llegan al recto, se produce un reflejo de defecación. Si se bloquea la relajación del esfínter externo se puede llevar a provocar el movimiento contrario. De esta manera, las heces acaban disminuyendo y se endurecen, lo que hace muy difícil su expulsión.

El sedentarismo: El movimiento y más aún la actividad física, ayuda a que el aparato digestivo trabaje correctamente. Por eso es ideal mantenerse activo, ya sea con una actividad recreativa, un deporte o ejercicios de 3 a 5 veces por semana.

Demasiado estrés: Es una causa de orden psíquica que se traslada al organismo. Sufrir nervios, insomnio o ansiedad produce que el sistema digestivo no actúe correctamente y eso se traducen en constipación. Lo ideal, lógicamente, es llevar una mejor calidad de vida, más tranquila y relajada.

Algunas enfermedades: Algunas patologías se manifiestan con dificultad para ir al baño, desde el colon irritable a otras enfermedades como el Párkinson, el hipotiroidismo, diabetes y, el peor de los casos, el cáncer de colon. Pero también hay muchos fármacos que pueden producir estreñimiento, entre ellos muchos antidepresivos y antiácidos.

Falta o exceso de vitaminas: Si no ha estado en el baño durante varios días, la deficiencia de vitamina B12 puede ser la culpable. La falta de esta vitamina puede causar estreñimiento, fatiga, pérdida de apetito y pérdida de peso. También se da en algunos casos que un exceso de vitaminas puede ser dañino. Por ejemplo, tomar demasiada vitamina D.

Cómo solucionar las dificultades del estreñimiento

  • Hacer ejercicio con regularidad, aunque sea caminar todos los días.
  • Beber entre dos y dos litros y medio de agua diarios.
  • Tomar alimentos con fibra.
  • Ir al baño cuando sea necesario, no aguantar las ganas.
  • Tratar de disciplinar el intestino yendo al baño a la misma hora todos los días.

Y recuerda, si sufres de estreñimiento debes comer con frecuencia legumbres, cereales integrales, verduras, frutas (son especialmente beneficiosas las deshidratadas) y los frutos secos. Se aconseja tomar diariamente entre 25 y 30 gramos de fibra de diferentes fuentes.