La supercomputadora más rápida del mundo identifica sustancias que podrían combatir el coronavirus

Summit descubrió 77 sustancias químicas que probablemente podrían evitar que el virus se adhiera a las células. El descubrimiento podría contribuir a la creación de una vacuna.

El Coronavirus está poniendo a prueba a los investigadores que necesitan encontrar una solución lo antes posible para evitar la propagación que lleva a un aumento exponencial del contagio, como ha estado ocurriendo últimamente. La tecnología, y la informática en general, así como la Inteligencia Artificial, pueden ser de importante ayuda para que los humanos aceleren los procesos de investigación.

Este es el caso de Summit, el sistema informático no distribuido más poderoso del mundo, que basa su funcionamiento precisamente en la inteligencia artificial y que ya ha realizado miles de simulaciones a lo largo de su vida para buscar las sustancias químicas que podrían derrotar definitivamente a COVID 19.

Cómo funciona la computadora contra el Coronavirus

Lo interesante es que en este momento la supercomputadora de IBM ha encontrado 77 compuestos farmacéuticos que podrían ayudar en la creación de la cura definitiva. Este es un paso fundamental porque estas sustancias tendrán que ser analizadas. La potencia de Summit es de 200 PetaFlop que, traducido en términos humanos, le permite realizar 200 cuatrillones de cálculos por segundo.

Queriendo usar otras comparaciones humanas, Summit es 1 millón de veces más rápido que el mejor portátil del planeta Tierra. El funcionamiento de la computadora, en el caso de las sustancias, ha consistido en modelar la forma en que las diversas sustancias se comportan contra el Coronavirus.

El virus Covid 19 infecta las células que lo hospedan inyectando sustancias que le permiten duplicarse. Summit está trabajando en la búsqueda de químicos que eviten que el virus se adhiera a las células. Ahora, sin embargo, depende de los investigadores continuar la investigación: el computador, en lugar de encontrar la compatibilidad, en este caso no puede hacerlo. Por el contrario, sin su ayuda, quién sabe cuántos meses habrían pasado antes de que pudiéramos definir al menos algunas sustancias que pudieran contrarrestar la propagación del coronavirus. A esto le seguirán actualizaciones de los estudios que se llevarán a cabo.