Suplementos para fortalecer el sistema inmunológico

Con la llegada de la estación fría, el sistema inmunológico se ve obligado a trabajar tres veces más duro para defender nuestra salud. Los suplementos podrían ser una buena ayuda, estos son.

Con la llegada del otoño, el sistema inmunológico pasa a primer plano. Es nuestro escudo natural contra la agresión externa: órganos y células altamente especializadas que trabajan juntas para reconocer y eliminar agentes extraños como bacterias, virus y otros patógenos.

Desde el punto de vista clínico, el sistema inmunológico implementa dos formas para defenderse: la inmunidad innata y la inmunidad adaptativa. Mientras que el primero está presente desde el nacimiento y trabaja para evitar que los agentes externos y potencialmente dañinos entren en el cuerpo, el segundo se adquiere desde el primer año de vida y se potencia y «educa» en respuesta a las infecciones y agentes extraños que el cuerpo encuentra.

El sistema inmunológico

Nuestro cuerpo recuerda la mayoría de los virus o bacterias que nos enferman, así que sabemos cómo combatirlos si se repiten. Nuestras defensas inmunitarias están, por lo tanto, naturalmente vigilantes y listas para intervenir en caso de necesidad, pero es posible, además de apropiado, fortalecerlas manteniendo, en primer lugar, un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada, gracias a la correcta ingesta de vitaminas, minerales y nutrientes.

Al volver a la oficina y a la rutina diaria normal, también hay que prestar atención al estrés: un bajón en el estado de ánimo, el cansancio y la fatiga mental pueden debilitar el sistema inmunológico.

A este respecto, debe procurarse que la dieta proporcione una ingesta equilibrada de ciertos nutrientes, incluidos los suplementos dietéticos, si es necesario.

Por ejemplo, el Hypericum perforatum, conocido comúnmente como hipérico o hierba de San Juan, incluido por el Ministerio de Salud en la lista de plantas permitidas en los complementos alimenticios, siempre que se utilice la parte aérea con flores y tapas. El uso de la Hierba de San Juan en la medicina tradicional se refiere principalmente a la mejora del estado de ánimo, la fatiga mental temporal, el tratamiento de la inflamación leve de la piel y las heridas menores y la mejora de los trastornos gastrointestinales.

Suplementos para fortalecer el sistema inmunológico

La vitamina D

La vitamina D también ayuda a nuestro sistema inmunológico a mantenerse en equilibrio durante la temporada de frío. Según algunos estudios, hay receptores de vitamina D y enzimas activadoras en la superficie de todos los glóbulos blancos. Sin embargo, el papel que desempeña la vitamina D para mantener el sistema inmunológico sano es muy complejo porque el sistema inmunológico necesita estar perfectamente equilibrado. Si hay demasiada estimulación, pueden producirse enfermedades autoinmunes. Si no hay suficiente actividad en el sistema inmunológico, pueden producirse infecciones frecuentes. En 2009, por ejemplo, el Instituto Nacional de Salud alertó de que los bajos niveles de vitamina D están asociados con resfriados y gripe frecuentes.

La vitamina C

Todas las personas conocen las ventajas de la vitamina C para el sistema inmunológico: se puede encontrar de forma natural en las naranjas, los pomelos, las mandarinas, las fresas, los pimientos, las espinacas, la col y el brócoli. La ingesta diaria de vitamina C es esencial para la buena salud porque el cuerpo no la produce ni la almacena.

La vitamina B6

La vitamina B6 es vital para apoyar las reacciones bioquímicas en el sistema inmunológico. Los alimentos ricos en vitamina B6 incluyen el pollo y el pescado, como el salmón y el atún. La vitamina B6 también se encuentra en los vegetales verdes y en los garbanzos.

La vitamina E

Por último, la vitamina E es un poderoso antioxidante que ayuda al cuerpo a combatir las infecciones. Entre los alimentos ricos en vitamina E se encuentran los frutos secos, las semillas y las espinacas.

Si hay una deficiencia de estas sustancias en nuestro cuerpo, es aconsejable introducir suplementos, pero recordando siempre que son alimentos y no medicinas, y que es necesario armonizar su uso en el contexto de un estilo de vida adecuado y una dieta sana y equilibrada. Sin embargo, para cualquier duda, siempre es bueno buscar el consejo de su médico o farmacéutico.

También puedes leer: Tienes 6 buenas razones para tomar yogur todos los días