LifeStyle

Té de kombucha: propiedades y beneficios de esta bebida ancestral que está de moda

El té de kombucha es una bebida muy antigua de origen oriental y es el probiótico de moda. Es una bebida fermentada de ligero sabor ácido que se obtiene a base de té endulzado, fermentado por bacterias y levadura que son beneficiosas para la salud. Muchos lo consideran un verdadero elixir.

Se ha vuelto muy popular en los últimos tiempos, pero es de procedencia muy antigua. En realidad, se conoce que sus inicios fueron en Manchuria en el 415 d.C. y se creó con fines curativos. Según dice una leyenda, este té fue inventado por el médico coreano Kombu para tratar al emperador japonés. En cambio, otros atribuyen sus orígenes en China incluso antes del nacimiento de Cristo, pero lo que sí tienen en común todas las leyendas son las propiedades curativas del té de kombucha.

Su sabor bastante fuerte y ligeramente ácido, se puede mitigar añadiéndole otros ingredientes naturales como especias y frutas. El consumo de esta bebida, no solo por su particular sabor, sino por sus increíbles beneficios para nuestra salud, se está volviendo cada vez más habitual en Europa, debido también a la influencia de la moda americana.

Beneficios y contraindicaciones.

El té de kombucha es un probiótico idóneo para mejorar nuestra flora intestinal y enriquecer el microbiota, favoreciendo la regularidad intestinal y mejorando la salud de esta parte de nuestro organismo.

Aún no se ha demostrado, pero se habla de que el té de kombucha tiene muchas otras propiedades. Se dice que puede curar el asma, la hipertensión, la disentería, ayuda a mejorar y acelerar el metabolismo y podría fortalecer nuestro sistema inmunológico, también tendría un efecto desintoxicante en el hígado. Incluso se ha comentado que esta bebida es capaz de mejorar la libido. Sin embargo, no se han podido confirmar científicamente todas estas hipótesis.

¿Cómo es su preparación?

El té de kombucha se prepara por medio del uso de levaduras y cultivos bacterianos, un proceso muy cuidadoso que debe seguir todos los estándares de limpieza y desinfección para que el producto y, por tanto, la salud de los consumidores no se vea comprometida. Por consiguiente, no se aconseja producirlo en casa, ya que podrías cometer errores fatales que podrían ocasionar daños a la salud. De hecho, los microorganismos y sus cultivos son algo muy delicado de tratar, por lo que solo se puede hacer si eres un experto.

De modo que, lo más correcto es que al comprar té de kombucha, te asegures primero que sea un producto certificado según las normas de higiene y los estándares de producción, para que de este modo no se presenten efectos desagradables en la salud. Además, se recomienda no exceder la ingesta de esta bebida fermentada.

Tampoco es aconsejable que ingieran esta bebida las personas con el sistema inmune deprimido o con problemas hepáticos o renales, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y los niños pequeños, dado que pueden no metabolizarla bien.

Publicaciones relacionadas