¿Te duchas con agua caliente? ¡Peligro!

Nada es más placentero después de un largo día que una ducha de agua caliente. Pero ¿una ducha caliente es tan buena para ti como la sensación que produce?

Ducharse con agua demasiado caliente puede tener consecuencias negativas para la piel y el cabello. El agua caliente elimina la grasa natural de la piel, convirtiéndola en seca. Al final se vuelve roja y sensible. Por lo tanto, las personas que sufren de psoriasis y eccema deben estar aún más atentas.

Lo mismo ocurre con la grasa del cabello, se vuelven más secos. Aquellas personas que utilizan químicos para darle color al cabello pueden ver que su color cambia si se bañan regularmente con agua demasiado caliente.

¿Qué es «demasiado caliente»?

Todos los cuerpos son diferentes y algunos tipos de piel tienen más grasa que otros. Por lo tanto, es difícil dar una cifra exacta. Pero se deben evitar temperaturas superiores a 38 ° C. El agua caliente puede ser una buena solución para el rostro, para abrir los poros y, por tanto, purificarlos mejor, pero en lagunas zonas. Por lo general, ¡elija una ducha tibia a una ducha caliente!