LifeStyle

¿Te duele cuando duermes boca abajo? Es por esta razón…

Descansar bien nos ayuda a vivir mejor, pero hay que tener cuidado con la posición que se adopta durante la noche: por eso es aconsejable no dormir boca abajo. Según una encuesta reciente, hay menos personas que duermen boca abajo que las que duermen boca arriba o de lado, pero sigue siendo una posición muy común y, como las demás, difícil de cambiar.

La forma en que dormimos por la noche es casi una elección inconsciente, de hecho a menudo nos dormimos en una posición para despertar en otra, sin recordar que lo hicimos!

¿Qué pasa si duermes boca abajo?

Una de las razones que debería desalentarte de descansar así es la forma antinatural en que se te obliga a apoyar la cabeza en la almohada. Aquellos que normalmente duermen boca abajo son llevados a girar la cabeza hacia un lado, estirando el cuello excesivamente. Pero ten cuidado: esta posición podría causar problemas en la columna vertebral.

La sugerencia de los expertos para mejorar el descanso y hacer que el tiempo que dedicamos al sueño sea realmente regenerador es dormir boca arriba, o como mucho de lado.

Pero para dormir realmente bien y tener dulces sueños sin el riesgo de un dolor desagradable y de molestias al despertar, también necesitamos una almohada cómoda – preferiblemente no muy alta o una de esas moldeables – y un colchón de calidad.

A pesar de las recomendaciones de los expertos, algunas personas pueden estar todavía dispuestas a no abandonar su posición, prefiriendo seguir durmiendo boca abajo. En este caso, debería al menos seguir el consejo de Theresa Marko, una especialista clínica en fisioterapia ortopédica.

La experta explica que, para reducir el riesgo de dolor o daño en la columna vertebral, se puede colocar una almohada debajo de la rodilla en el lado hacia el que se gira la cabeza. Un truco, asegura Marko, que ayudará al cuerpo a inclinarse hacia un lado, aliviando así la tensión que esta posición imprime en el cuello.

3 recomendaciones para dejar de dormir boca abajo

Usar un obstáculo. Acuéstate de lado o de espaldas y pon dos almohadas a un lado de tu cuerpo. De esta manera, si intentas dar la vuelta durante la noche, incluso inconscientemente, te encontrarás con un obstáculo que hará que te rindas.

Cambia tu ritual. Si antes de dormir lees un libro (este es también un hábito que debe cambiarse), ahora intenta escuchar algo de música relajante: ¡cambiar varios hábitos a la vez es más fácil que cambiar uno a la vez!

Intenta convencerte a ti mismo. Acuéstate en la cama boca arriba o a un lado, visualizado mientras duermes así, y asocia la imagen con algo positivo, como un buen sueño regenerador. A menudo la creencia de que estás haciendo algo positivo ayuda a cambiar los hábitos equivocados.

También puedes leer: Vitamina B6: para qué sirve y en qué alimentos se encuentra

Publicaciones relacionadas