¿Te quedas dormido con mucha rapidez? Esto no es una buena señal

El sueño es fundamental para un descanso eficaz y la buena salud humana. Una persona de edad adulta debe dormir alrededor de 7 a 9 horas por noche, y cuando no consigue hacerlo, los daños ocasionados al cerebro y en el resto del cuerpo están asegurados y muchas veces son irreversibles. Por esta razón, padecer de insomnio es algo que debe ser tratado como una patología muy complicada, la cual debe recibir tratamiento especializado, incluso cuando el propio paciente no es consciente de estar pasando por este tipo de afectaciones.

Pero ¿Cómo podemos identificar cuando no estamos durmiendo el número necesario de horas por las noches?

Los más importantes es escuchar y comprender las señales que nos está enviando nuestro cuerpo. El Dr. Ashley Ingiosi, neurocientífico especializado en trastornos del sueño de la Universidad de Washington explica que: “si al momento de ir a la cama nos quedamos dormidos con mucha facilidad, probablemente no estemos durmiendo el número de horas necesarias. Según estudios, lo normal sería conciliar el sueño después de aproximadamente 20 minutos de haberse acostado en la cama. Si somos de los que sufre de una tendencia a quedarse dormido en momentos de baja actividad, como al estar viendo televisión o en un embotellamiento, esto puede ser señal estar tienen un sueño de mala calidad durante las noches”.

Incluso si hablamos de aquellas personas que no pueden despertar por la mañana, ni siquiera con el sonido de las alarmas, refleja conductas que no pueden ser saludables para el organismo, ya que no están durmiendo lo suficiente durante la noche, por lo que el cuerpo toma horas del día para terminar de recuperarse.

El sueño es un tema de salud demasiado importante como para tomarlo a la ligera y descuidarlo.

Varios estudios científicos ya han comprobado la importancia del sueño en muchas áreas de la salud humana, desde sus efectos en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, hasta su clara influencia en el comportamiento del sistema nervioso. Se ha demostrado que quienes duermen bien después de una vacuna han desarrollado mejores anticuerpos que aquellos que han descansado mal. Además, también se demostró que quienes sufren de insomnio tienden a tener problemas de concentración y peso.

Puedes intentar mejorar la calidad de tu sueño desde casa con pequeños cambios en tus hábitos diarios: intenta no comer demasiados alimentos antes de ir a la cama, programa rutinas de ejercicio a lo largo del día para llegar con más cansancio a la noche y toma siestas cortas durante el día. Si aun así no consigues mejorar la calidad de tu sueño, te recomendamos consultar lo más pronto posible a tu médico y considera contactar con un especialista del sueño. Ten en cuenta que el descanso es un área importante de la que jamás debe ser subestimado.