LifeStyle

¿Por qué deberías colocar una moneda en el congelador antes de irte de vacaciones?

Dejar una moneda en el congelador antes de irnos de vacaciones puede ser más conveniente de lo que muchos se imaginan.

En gran parte de Europa se acerca el verano y muy pronto millones de personas saldrán de sus hogares por un período ya sea corto o largo, para disfrutar de sus anheladas vacaciones. Por esta razón, muchos mantendrán las neveras y congeladores encendidos para almacenar y conservar sus alimentos.

Sin embargo, a menudo nos invade una preocupación: ¿si se va la energía mientras estoy por fuera cómo lo puedo saber? De hecho, un corte en el fluido eléctrico podría comprometer todo lo que almacenamos en la nevera. Por ello, es importante saber si hubo un apagón y cuánto tiempo duró, dado que los alimentos descongelados pueden ser perjudiciales para la salud.

Conoce el truco de la moneda en el congelador

Es un método sencillo y muy eficaz que sirve para saber si se ha ido la luz mientras estabas por fuera durante varios días. Lo único que tienes que hacer es llenar una taza con agua y meterla en el congelador.

Una vez congelada, debes poner una moneda encima y dejarla en el congelador. Al regresar de tus vacaciones, es necesario que observes si la moneda aún sigue en el lugar donde la dejaste. Si la encuentras en el fondo de la taza, evidentemente significa que el agua se ha derretido porque la energía eléctrica se ha interrumpido durante un largo período de tiempo. Por lo tanto, será muy necesario no consumir los alimentos que quedaron guardados en la nevera y el congelador.

Pero si la moneda ha permanecido en su sitio, quiere decir que siempre hubo corriente eléctrica y, por consiguiente, la comida no se ha dañado.

Cómo proteger los alimentos cuando no hay electricidad

La temperatura adecuada para los alimentos almacenados en la nevera debe ser de 7 grados o menos para poder garantizar su comestibilidad.

Se recomienda mantener cerradas las puertas de la nevera y del congelador. Los alimentos guardados allí pueden ser peligrosos para consumir si no hay energía durante 4 horas seguidas y si la temperatura ha superado los 7 grados.

Es por ello que, durante el corte del fluido eléctrico, las puertas deben permanecer cerradas, solo de esta forma los alimentos guardados en la nevera estarán protegidos hasta por 4 horas, los alimentos congelados hasta 48 horas si el congelador se encuentra lleno y hasta 24 horas si el congelador está medio lleno.

Así pues, si la temperatura supera los 7 grados durante más de 2 horas, es completamente necesario desechar algunos alimentos como: pescados, carnes crudas, embutidos, leche, quesos, pastas frescas, ensaladas envasadas, jugos de frutas abiertos.

También hay que tener en cuenta que cada vez que se congela y descongela un alimento se contamina más, debido a que la carga bacteriana aumenta y existe el riesgo de sufrir una intoxicación. Lo adecuado es cocinar los alimentos descongelados antes de volver a congelarlos para que las altas temperaturas puedan bloquear las cargas bacterianas, reduciendo los riesgos de contaminación e intoxicación.

Publicaciones relacionadas