Salud

Estética dental: técnicas y herramientas para cuidar su sonrisa

Hoy, más que nunca, el dentista es el mejor asesor de sonrisas: tiene una visión clara y puede utilizar técnicas y tecnologías inimaginables hasta hace unos años.

Sabes, con una linda sonrisa hasta la vida te sonríe. Pero también sabes que una sonrisa hermosa requiere cuidado, porque el tiempo pasa y deja su huella, porque la dieta de hoy no siempre es agradable a los dientes, porque la salud de la boca se compone de gestos diarios y citas regulares.

Hoy, más que nunca, el dentista es el mejor asesor de sonrisas: tiene una visión clara y puede utilizar técnicas y tecnologías inimaginables hasta hace unos años. Pero la odontología estética sabe ir más allá, tratando de combinar las necesidades de la salud con las de la belleza a través de la búsqueda de herramientas y materiales cada vez más refinados. Dado que la sonrisa hoy en día juega un papel fundamental en la vida de cada uno de nosotros en términos sociales y psicológicos, hay un aumento constante en el número de aquellos que desean una sonrisa luminosa y radiante y de aquellos que, además de preocuparse por la funcionalidad de la boca, también tratan de mejorar el aspecto estético a través de intervenciones calibradas y mínimamente invasivas.

Técnicas y herramientas para cuidar su sonrisa: Una sonrisa sin mancha

Una de las tareas más importantes de la estética dental es, sin duda, proporcionar al paciente una sonrisa lo más natural posible. Los múltiples métodos desarrollados por esta rama de la odontología moderna, permiten a los médicos hacer la sonrisa más bella, brillante y armoniosa a través de una serie de intervenciones como, por ejemplo, el blanqueamiento dental. Es un proceso que aclara los dientes y ayuda a eliminar las manchas y el amarillamiento. Es una de las intervenciones estéticas dentales más populares porque puede mejorar enormemente la apariencia de los dientes dañados por el uso de ciertos tipos de drogas o por el abuso de té, café, vino o tabaco. El blanqueamiento se puede hacer en un solo diente o en arcos enteros. Al no ser una solución definitiva y no tener efectos secundarios, puede repetirse periódicamente si se desea mantener un color brillante.

El placer de devolver una sonrisa natural

La estética dental también permite al paciente resolver el problema de los dientes astillados y corregir superficies irregulares: esto es posible mediante el uso de materiales de resina compuesta capaces de restaurar una sonrisa lo más natural posible. Son pastas especiales que se adhieren a los dientes y tienen un color similar al del esmalte. Entre las ventajas de la estética se encuentra también la posibilidad de modificar la forma y el tamaño de los dientes mediante el uso de carillas, que representan uno de los mejores descubrimientos de la odontología estética moderna: también son conocidas por el término «carillas estéticas» y consisten en finas láminas cerámicas que se aplican a la superficie externa de los dientes.  A veces, en lugar de porcelana o cerámica, las carillas dentales se fabrican con un material compuesto de color natural. Las carillas estéticas dan a los dientes un aspecto natural, saludable y estéticamente agradable, ya que son muy delgadas y se fijan con un adhesivo especial de fuerte adhesividad. En cualquier caso, para que el esmalte sea más blanco y uniforme, es necesario que el paciente se someta a sesiones de limpieza, es decir, a la eliminación del sarro, que a veces se completa con un spray de bicarbonato.

La ortodoncia se vuelve invisible con las mascarillas

Uno de los problemas más comunes y embarazosos, especialmente en pacientes adultos, es la pérdida de dientes. Para resolver este problema, la estética dental moderna ha dejado de lado el uso de aparatos fijos, dejando el camino abierto para el uso de mascarillas, un método revolucionario capaz de realinear los dientes de forma invisible. Construido sobre la base de la impresión de los dientes, una base que se procesa con tecnología computarizada tridimensional, el conjunto de plantillas está diseñado para rotarlas generalmente cada dos semanas hasta la realineación completa. Las ventajas son dos: al ser removibles permiten a los pacientes comer y tratar la higiene dental con tranquilidad y al ser invisibles no hacen que sea embarazoso sonreír, permitiendo así que el paciente no altere su estilo de vida.

También puedes leer: Cepillo de dientes: ¿eléctrico o manual?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.