Salud

Ten cuidado con este pan si sufres de colesterol alto

El colesterol suele estar presente en gran cantidad de alimentos, pero es un error común pensar que solo debemos evitar los alimentos que contienen esta sustancia si queremos mantener los niveles de colesterol bajo control. De hecho, según la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, más allá de la alimentación, es mejor controlar las cantidades de grasas e hidratos de carbono que consumimos, lo que significa que el pan debe comerse con moderación, esto teniendo en cuenta que hay algunos tipos concretos de pan que son más perjudiciales que otros.

Se sabe que el pan de tipo blanco está muy procesado, se digiere y se absorbe muy rápidamente, lo que aumenta la presencia de azúcar en la sangre y la respuesta inflamatoria del organismo. En este sentido, se trata de un alimento que tiene el potencial de aumentar aún más los niveles de colesterol e incluso de triglicéridos. Además, también se recomienda que se evite el pan hawaiano blando, ya que este también es rico en azúcares que provocan una respuesta inmediata de la insulina y una inflamación interna, lo que repercute directamente en los niveles de colesterol.

Sigamos con la lista negra de los panes más perjudiciales para la salud: en esta lista tenemos al pan brioche, ya que suele estar elaborado con ingredientes ricos en grasas, como el huevo y la mantequilla, y cuantas más grasas saturadas encuentre en su composición, más contribuirá a elevar los niveles de colesterol en nuestro organismo.

En general, la mejor opción es favorecer los alimentos con alta concentración de fibra, algunos de los alimentos con estas características son:

  1. Las legumbres.
  2. Los aguacates.
  3. Las verduras.
  4. Los frutos secos.
  5. El aceite de oliva.
  6. Pescados grasos.
  7. Chocolate amargo y cacao en polvo.
  8. Los cereales integrales.

Por otro lado, veamos una lista más concreta de los alimentos que han sido señalados por aumentar los niveles de colesterol:

  1. Sal.
  2. Lácteos enteros.
  3. Quesos.
  4. Carnes rojas.
  5. Fiambres y embutidos.
  6. Casquería y vísceras.
  7. Azúcar, productos azucarados, bollería industrial y productos ultraprocesados.
  8. Huevos.
  9. Mariscos.

En conclusión, para mantenernos saludables a mediano y largo plazo, uno de los aspectos más importantes es aprender a diseñar un sistema de alimentación que sea rico en alimentos de origen natural y que nos permita incorporar los sabores de la naturaleza en nuestro plato. Como último consejo, te recomendamos dividir mejor tus alimentos, puedes pasar de comer 3 grandes comidas al día a comer 5 medias porciones para evitar los atracones o los ataques inesperados de hambre, los cuales suelen ser los responsables de que optemos por la comida chatarra y contaminante.

Síguenos en Google Noticias