Salud

Tenemos un «segundo cerebro» y se encuentra en el estómago

Así se denomina al aparato digestivo en términos médicos coloquiales. Y se debe a que posee una red compleja de ramificaciones nerviosas y conexiones con muchos otros órganos y sistemas del cuerpo. Incluso hay infinidad de conexiones entre el aparato digestivo y diferentes zonas del cerebro que controlan diferentes funciones corporales. Las células nerviosas del abdomen, por ejemplo, producen el 95% de la serotonina, el neurotransmisor de la felicidad.

Tomar una decisión de «panza» es una forma de decirlo, pero existe un trasfondo de verdad: tenemos un segundo cerebro formado por más de cien millones de neuronas en las paredes del aparato digestivo, en diálogo continuo con las de la cabeza. Las células nerviosas del abdomen, por ejemplo, producen el 95% de la serotonina, el neurotransmisor de la felicidad que luego actúa sobre el “verdadero” cerebro. Por eso cuando comemos algo delicioso, la producción aumenta y nos sentimos mejor.

Una inflamación en el intestino puede destruir la serotonina, y si llega menos al cerebro, estamos enfermos, hasta sentirnos deprimidos. La relación entre los dos cerebros es muy estrecha y bidireccional, por lo que el estrés afecta la salud gastrointestinal y viceversa: una encuesta de Assosalute (assosalute.info) mostró que el 78% de los hombres y el 88% de las mujeres tenía enfermedades estomacales e intestinales debido a preocupaciones y ansiedad.

Comer sin prisas y de manera equilibrada, elegir alimentos que no sean demasiado grasos y cocinados de una manera sencilla, ayuda a prevenir y resolver los problemas relacionados con el estrés. Y si el estómago y los intestinos están sanos, su bienestar psicológico también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *