Cómo tener una piel perfecta a los 40 años

Cómo tener una piel perfecta a los 40 años. Los consejos y secretos en tu rutina diaria de belleza para que con ellos logres tener una piel perfecta, tonificada y elástica incluso después de 40 años. ¡Descubre los trucos adecuados!

Incluso si has superado las «puertas», no tienes que renunciar a lucir joven y fresca. Aquí está cómo hacerlo. Cuando se supera la edad de 40 años, la piel pierde hidratación y elasticidad y aparecen las primeras arrugas, especialmente en las zonas periocular y nasolabial. Estos signos están destinados a ser cada vez más marcados y profundos con el paso del tiempo, pero no hay que desesperarse.

Cuando se trata de arrugas, la palabra clave es prevención. Cuanto mejor se trate la piel desde el «principio», más sana y bella se verá a pesar de los años que pasen. Por eso hay que tener cuidado de hidratar la piel todos los días a partir de los 20 años. Si los años están a la vuelta de la esquina o acaban de pasar, no hay necesidad de desesperarse ante la idea de parecer «mayores», sólo hay que poner en práctica pequeños trucos de belleza y prácticas de estética rutinarias que suavizarán, alisarán y relajarán la piel del rostro.

Después de los 40, más que los productos, la rutina cuenta

Transcurridos los 40 años, ningún cosmético es decisivo, capaz de marcar la diferencia si no se aplica correctamente y según una serie de gestos precisos.

Para aclarar, esto no significa que un producto merezca más la pena que otro; por ejemplo, después de los cuarenta años, siempre es mejor preferir cremas hidratantes a base de ácido hialurónico y vitamina C (excelente para estimular la producción de colágeno). Sin embargo, debe tener cuidado de aplicar los cosméticos elegidos en un orden preciso, con el fin de maximizar los efectos y resultados de los productos utilizados en la rutina diaria de belleza. El mejor método a seguir es comenzar con la limpieza, luego continuar con la hidratación y terminar con la protección.

Sin una limpieza profunda del rostro, las cremas y lociones hidratantes no penetran profundamente en la dermis y la piel se hidrata sólo superficialmente. En su lugar, el objetivo debería ser llevar los nutrientes directamente a la dermis, ya que esto alisa las arrugas y previene la formación de nuevos surcos en la cara. Para una limpieza facial eficaz, utilice un limpiador y tónico todos los días (preferiblemente por la mañana y por la noche) y haga una mascarilla desintoxicante y purificadora al menos una vez por semana.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

La importancia de la limpieza facial

Para mantener un nivel constante y profundo de hidratación de la piel, es necesario eliminar todas las impurezas y células muertas de la superficie de la cara.

De lo contrario, se crea como una especie de película de suciedad que impide que las cremas y sueros lleguen al fondo de la dermis con el riesgo de no hidratarse tanto como sería necesario. La deshidratación es de hecho la primera causa de la aparición de arrugas y la elección de productos basados en la molécula de ácido hialurónico sirve precisamente para restaurar sus niveles naturales, esta molécula tiene, entre otros, el objetivo principal de capturar y retener el agua presente en las capas profundas de la piel. Para una limpieza facial aún más profunda y eficaz, vale la pena añadir a la mascarilla semanal un exfoliante a base de sustancias delicadas y nutritivas (como la miel o el azúcar).

Resumen final

Para recapitular: todos los días por la mañana y por la noche, limpiar con leche y tónico antes de aplicar el suero y luego la crema, mientras que una vez por semana mascarilla y exfoliante (no necesariamente en la misma «sesión»), luego tónico y finalmente suero y crema.

Siguiendo esta rutina de belleza, incluso las personas mayores de 40 años notarán las mejoras en su piel día tras día.

También puedes leer: Vitamina B12: dónde se encuentra y los beneficios para la salud y la belleza