LifeStyle

¿Tienes arañas en casa? Esta es la razón por la que nunca deberías matarlas

La aracnofobia, el miedo a las arañas, es uno de los fenómenos más comunes en los humanos. A muchas personas les basta con ver una pequeña araña para salir corriendo de casa y querer huir al otro lado del mundo. Los más valientes entre los aracnofóbicos, por otro lado, intentan matar a todas las arañas que encuentran en el hogar, pero este es un comportamiento a evitar: aquí te decimos porqué!

Encontramos excepciones, pero es bastante difícil toparse con arañas grandes y venenosas en la propia casa. O mejor: todas las arañas son venenosas, pero las más comunes que se encuentran en nuestros hogares, como los fólcidos, tienen una dosis tan baja de veneno que no representan una amenaza para la salud humana. Como informa IFLScience, matarlas no trae grandes beneficios, mientras que dejarlas vivir puede ser muy útil.

Las arañas que generalmente encontramos en casa son bastante discretas, inofensivas y no son peligrosas para los humanos. Están acostumbradas a tejer sus redes para atrapar presas de todo tipo, incluidos los insectos que son dañinos para los humanos. Los fólcidos, por ejemplo, le tienen mucho miedo al hombre y no representan ninguna amenaza: al ser depredadores nos ayudan a eliminar algunas plagas de nuestras viviendas, como por ejemplo, mosquitos, chinches, termitas o pulgas.

¿No puedes vivir con arañas en casa? Intenta, cuando sea posible, cogerlas y llevarlas fuera de casa. Sin embargo, evita matarlas: son valiosos para el equilibrio ecológico. Es cierto: con sus ocho patas y su complexión suelen generar una mezcla entre rechazo y miedo. Recuerda que son útiles incluso si no son agradables a la vista.

Las arañas son animales fascinantes que han vivido en nuestro planeta millones de años antes que nosotros aparezcamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.