Tipos de dolores de cabeza: ¿Qué revelan sobre tu estado de salud?

Los dolores de cabeza podrían ser solo una consecuencia de deshidratación, estrés o fatiga, circunstancias comunes que podrías experimentar diariamente. Sin embargo, también podrían ser una señal de alarma sobre una enfermedad crónica.

Por eso, es importante comunicar al médico cuando se vuelven recurrentes, a fin de realizar un diagnóstico más profundo y determinar qué tipo de dolor de cabeza tienes.

Tipología de dolores de cabeza

Antes de tomar un par de calmantes para aminorar el dolor, es importante que evalúes qué síntomas estás presentando para descartar que pueda tratarse de una alteración más grave de lo que piensas. Por lo general, existen 4 tipos comunes de dolores de cabeza, cada uno de ellos puede revelarte algo sobre tu salud:

●       Migrañas

Es una alteración que aqueja a 30 millones de mujeres, hombres y niños. Se caracteriza por ser más que un fuerte dolor de cabeza, es una recopilación considerablemente debilitante de signos neurológicos. Un constante y agudo dolor severo en un lado de la cabeza. Aunado a náuseas, vómitos, trastornos visuales, mareos, sensibilidad a la luz, sonido, olfato y tacto, así como hormigueo.

La mejor forma de tratar la migraña es con vitamina B12, magnesio y ácidos grasos omega-3. Igualmente, practicar ejercicios aeróbicos de forma diaria.

●       Cefalea tensional

Se caracteriza por ser una presión constante alrededor de la cabeza, sobre todo a la altura de las sienes o parte posterior, bajando hasta el cuello. La cefalea tensional no es tan severa como la migraña, por ende, no produce náuseas ni vómitos. Se debe al espasmo de la musculatura del cuello y del cuero cabelludo.

El té de jengibre es ideal para aminorar la inflamación. Igualmente, aplicar aceite de menta en la línea del cabello brinda frescura y relaja los músculos.

●       Dolor de cabeza sinusal

Se genera por la inflamación de un seno nasal. Son dolencias causadas por una infección, por lo que suele acompañarse de fiebre, presión en la frente, mejillas y alrededor de los ojos. La mejor forma de combatir este dolor es ingiriendo mucho líquido, y consumir alimentos ricos en vitamina C para contrarrestar las infecciones.

●       Cefaleas en racimo

Por lo general, se suscitan en un ojo. Es un dolor recurrente, suele aparecer de pronto, produciendo un intenso y debilitante dolor en un lado de la cabeza. Aunado a ello, se puede experimentar goteo y congestión nasal, así como ocular. Las cefaleas en racimo se generan cuando se activa una vía nerviosa en el cerebro.

Para tratarla, aplica una pequeña porción de crema de capsaicina en la fosa nasal donde se está padeciendo el dolor. Esto puede bloquear las vías de dolor del nervio.

¡Antes de seguir un tratamiento o automedicarte, identifica el tipo de dolor de cabeza que padeces!