Cocina, recetas y alimentos

Cómo hacer hummus casero

El hummus es uno de los platos más populares de Oriente Medio. Se trata de una pasta aceitosa elaborada con garbanzos u otras legumbres. Cada país tiene sus propias tradiciones para cocinar este plato y cada ama de casa tiene su receta favorita. Sin embargo, todavía existen características generales para cocinar este plato. Si sabes cómo cocinar el hummus en casa, no tienes que luchar con lo que vas a comer. La crema de garbanzos es sabrosa, nutritiva y al mismo tiempo útil, aunque tiene un contenido calórico bastante alto.

¿Cómo se prepara el hummus?

Si quieres preparar esta receta debes seguir los siguientes pasos:

  1. Calienta 400 gr de garbanzos en una sartén.
  2. Agrega una cucharada de aceite, una pizca de comino y un pimentón.
  3. Mézclalo con 60 ml de jugo de limón, 60 gr de pasta de sésamo, un diente de ajo, una cucharada de aceite, una pizca de sal y 2 o 3 cucharadas de agua si es necesario.
  4. Luego, procede a servir con un chorrito de aceite y un poco de perejil.

A este platillo también se le pueden añadir verduras cocidas como las zanahorias, las espinacas o la remolacha. Al igual que las especias que desees, por ejemplo: curry, azafrán, cardamomo, semillas de mostaza, chile, etc, o con hierbas frescas. Asimismo, puedes acompañarlo con tomates secos, feta o yogur griego y aceitunas.

Errores que se deben evitar.

Esta crema se puede preparar rápidamente y con ingredientes muy sencillos, pero para comer un hummus perfecto hay que seguir unos pequeños pasos. Por ejemplo, nunca utilices aceite de sésamo en lugar de tahina: el sabor y la textura se verán demasiado afectados. Los garbanzos tienen un sabor delicado, así que no los «abrumes» con demasiada tahina y demasiado ajo (quita el brote interior, que lo hace fuerte y poco digerible). A esta receta se le pueden añadir muchas especias, pero nunca hay que olvidar las tradicionales: el comino y el pimentón. Puede parecer un paso innecesario, pero calentar los garbanzos con las especias antes de mezclarlos es esencial: ayuda a liberar los aromas y los garbanzos mezclados mientras están calientes, darán a tu hummus una textura mucho más suave y cremosa.

Garbanzos con piel: ¿sí o no?

Una de las mayores controversias sobre el hummus tiene que ver con los garbanzos: ¿se deben pelar o no? Pelar los garbanzos es un proceso bastante sencillo pero repetitivo: hay que frotar los garbanzos cocidos con un paño limpio para desprender la fina piel que los recubre y retirarla. Este paso parece hacer que el hummus sea más mousse, dándole una consistencia menos densa. La elección de pelar o no los garbanzos cocidos depende, por tanto, de la consistencia con la que se prefiera el hummus.

Cómo comer hummus: elección del pan.

El pan sin levadura, el pan de injera, el pan de pita o el pan de lafa son los tipos de pan que se sirven tradicionalmente con el humus en Oriente Medio. En estas zonas también es típico comer hummus con falafel, bolas de garbanzo fritas. En la cuenca mediterránea, como en Grecia, la crema de garbanzos se utiliza como aperitivo para acompañar las verduras crudas. Pero para los que tienen imaginación en la mesa, hay muchas formas de comer hummus: como sustituto del queso crema en tostadas y sándwiches; como sustituto de la mayonesa en la ensalada de pollo; como relleno de huevos, tomates o panecillos.