¿Tirar el ajo germinado? ¡Descubre por qué no debes hacerlo!

Es muy común que al comprar ajos y no usarlos tan rápido, poco a poco comiencen a germinar. Por lo general, las personas asumen que ya están dañados y que deben tirarlos a la basura, pero no es así.

Los alimentos en transcurso de brotes o germinado, sobre todo en el caso de los ajos, aportan una amplia variedad de beneficios que es muy probable que desconozcas. Por ello, conocer acerca de este tema te permitirá aprovechar estas bondades.

Por qué no debes tirar el ajo germinado

Una investigación publicada en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, arrojó que el ajo germinado al cabo de 5 días aumenta drástica y favorablemente sus niveles de antioxidantes. Por eso, al desecharlos pierdes la gran oportunidad de adquirir las virtudes de este alimento que logra potenciar aún más sus propiedades y beneficios para convertirse en un gran aliado.

El proceso de germinado optimiza la estructura de nutrientes de los alimentos, sea ajo, frutos secos, legumbres o granos. Lo que sucede es que las plantas se vuelven muy sensibles al ataque de insectos, bacterias y virus durante le etapa de germinación.

Esto las hace generar una diversidad de sustancias químicas denominadas “fitoalexinas” para defenderse, componentes que resultan muy beneficiosos para la salud.

Las propiedades del ajo germinado se incrementan

Como resultado, las propiedades de los ajos germinados comienzan a aumentar considerablemente. Por ejemplo:

  • Fortalece aún más el sistema inmunológico, se vuelve un gran antibiótico natural, y dota al organismo de minerales y vitaminas esenciales.
  • Sus propiedades antioxidantes se vuelven más eficaces para combatir los radicales libres que provocan la oxidación o el envejecimiento celular.

 

  • Ayuda a prevenir el cáncer de colon, de pecho y de piel. Ya que al mejorar su poder para eliminar los radicales libres, una de sus ventajas es el fortalecimiento celular, que evita la aparición de células cancerígenas.

 

  • Protege al cerebro de daños a nivel neuronal, reduce el riesgo de sufrir un ictus (accidente cerebrovascular) y previene otras alteraciones neuronales.

Cómo consumir el ajo germinado

Afortunadamente, el ajo germinado no deja de ser un alimento versátil. Así que puedes consumirlo por medio de ensaladas, salsas, aderezos, batidos de vegetales, etc. Solo debes pelarlo y abrirlo por la mitad, allí verás el inicio del brote en color verde. Luego de eso, estará listo para que lo consumas como mejor decidas.

El ajo germinado es un regalo de la naturaleza que no debes desechar. ¡Aprovecha sus bondades para mejorar tu salud!