¿Toallas que huelen mal a pesar del lavado? La solución es simple

¿Alguna vez te ha sucedido que tus albornoces y toallas huelen mal a pesar de los lavados? Definitivamente sí, al menos una vez en tu vida y, muy probablemente, no sabes por qué. Pero hay una manera de deshacerse de este molesto olor. ¿Tienes curiosidad por saber cómo? ¡Entonces no esperes más y lee a continuación!

Las causas del mal olor

Lo primero que se debe saber es por qué estas prendas tienen mal olor a pesar de nuestros cuidados.

Muchas veces solo basta con que la concentración de detergente sea demasiado intensa o la cantidad muy alta, para que el resultado sea el desagradable mal olor. Otra dificultad para realizar una limpieza profunda podría ser una suciedad en la tubería de agua de la lavadora o el uso excesivo de suavizantes que deterioran las fibras de los tejidos y debido a sus compuestos químicos crean una especie de película que evitan que la parte desinfectante sea completamente absorbida.

Otra causa podría ser un secado deficiente. Ten en cuenta que nunca se debe colocar toallas en los cajones, en especial, si todavía se encuentran ligeramente húmedos.

Recuerda mantener abierta las ventanas de la habitación donde dejamos secar y nunca dejarlas tiradas sobre la cama o dentro del baño. Si tienes la suerte de tener una secadora, utiliza el programa extra para obtener un resultado óptimo.

El consejo natural que no esperas: vinagre!

Si a pesar del lavado, las toallas y los albornoces huelen mal, entonces la mejor solución natural es usar vinagre. Este líquido lleno de infinitos beneficios es el mejor suavizante natural para tejidos y fibras. El vinagre los protege y es capaz de eliminar los malos olores  bacterias y gérmenes.