LifeStyle

Devastadoras consecuencias de no dormir lo suficiente

Un desvelo nocturno no genera grandes cambios, sin embargo, existen investigaciones que han demostrado que dormir pocas horas durante una semana incrementa el riesgo de padecer algunas enfermedades. Esto se da gracias a que el poco descanso por las noches puede desencadenar alteraciones genéticas.

Lo más adecuado, y lo que siempre se recomienda, es dormir de 7 a 9 horas cada noche. Si no puedes descansar bien todos los días, trata de recuperarlo siempre que puedas. A continuación, te contaremos las principales consecuencias de no dormir lo suficiente.

Derrame cerebral o ictus.

A pesar de que las principales causas de un derrame cerebral sean por factores genéticos o por la obesidad, estudios han demostrado que la falta de sueño puede convertirse en una causa para padecer de este mal. Algunas investigaciones comprobaron que dormir menos de 6 horas diarias puede cuadriplicar el riesgo de sufrir síntomas de derrame cerebral.

Tal vez esto se da gracias a que, dormir mal hace que la presión arterial se eleve y también contribuye a la obesidad, 2 aspectos fundamentales que aumentan el riesgo de ictus.

Diabetes.

No descansar lo suficiente por las noches puede ser un factor determinante que aumenta la posibilidad de padecer diabetes tipo II. Esto es debido a que esta condición potencia la resistencia de la insulina, es decir, que hace que nuestro organismo no utilice esta hormona de forma adecuada.

Sin mencionar que, durante las noches, al no dormir, se incrementa nuestro apetito, por lo que decidimos consumir alimentos a altas horas de la noche, sobre todo los que tienen un nivel de azúcar elevado, lo que genera un aumento de azúcar en la sangre.

Enfermedades cardíacas.

Dormir ejerce un papel muy importante en la capacidad de reestructurar y sanar las arterias y el corazón. Por esta razón, se aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares crónicas al pasar noche en vela, puesto que se pueden desarrollar hormonas y sustancias químicas que hacen que la presión arterial aumente.

Una investigación ha comprobado que las personas que sufren de hipertensión son más propensas a un aumento de la presión arterial por no dormir lo necesario la noche anterior.

Obesidad.

Cuando no dormimos bien, en nuestro cuerpo se genera un cambio en las hormonas, lo cual influye en nuestro horario de alimentación y puede llevarnos por el camino del sobrepeso o de la obesidad.

La falta de sueño aumenta la fabricación de la hormona llamada grelina, la cual se encarga de las sensaciones del hambre, por lo que reduce la producción de la leptina, hormona responsable de la sensación de saciedad.

Si nos sentimos hambrientos, no vamos a estar para nada saciados, lo cual provoca que consumamos más alimentos, ganando más peso.

Los niveles de inmunidad se reducen.

Al descansar, nuestro sistema inmunológico va generando anticuerpos que protegen a nuestro organismo y combaten los virus, las bacterias y las infecciones.

Si no dormimos bien, le quitamos la posibilidad al cuerpo de fortalecerse, por lo que nos volvemos vulnerables a padecer de ciertas enfermedades. Asimismo, no contamos con muchas energías para comenzar el día.

Cáncer.

Existen investigaciones que relacionan el cáncer con el sueño. Estos estudios han comprobado que la falta de sueño puede aumentar los riesgos de sufrir esta enfermedad, sobre todo el cáncer colorrectal, puesto que los pólipos suelen aparecer normalmente en las personas que no duermen lo suficiente.

Reduce el tiempo de vida.

Tal vez esto sea debido a que la falta de sueño desencadena muchas enfermedades, lo cual puede provocar todos los efectos que se mencionaron anteriormente. Quizás sea extremista, pero hay estudios que relacionan la mortalidad con las horas de sueño nocturnas, en donde se descubrió que aquellos que duermen menos de 6 horas diarias, suelen morir antes que las personas que duermen 7 horas.

Por lo que te recomendamos hacer un pequeño esfuerzo para descansar mejor, puesto que dormir es un aspecto importante para la salud y bienestar de nuestro organismo.