Todo lo que debes saber sobre la clamidia

credit foto : pixels.com

La clamidia es una infección de transmisión sexual que afecta especialmente a personas jóvenes. Esta enfermedad suele ser asintomática y altamente contagiosa. Sus efectos a largo y mediano plazo pueden causar estragos en los órganos reproductores de quienes la padecen. A continuación, te contamos cómo prevenir y tratar la clamidia efectivamente.

¿Qué es la clamidia?

La clamidia o chlamydia es una enfermedad de transmisión sexual (ITS) de origen bacteriano que afecta en su mayoría a personas jóvenes entre 15 a 24 años de edad. En este caso, las mujeres son las que se ven más afectadas por la infección, ya que a medida que se desarrolla la bacteria, esta tiende a ser muy dolorosa.

A pesar de que es una enfermedad fácil de tratar, puede presentar complicaciones si no se detecta a tiempo, aumentando los riesgos de infertilidad, parto prematuro y embarazo ectópico.

Causas de la clamidia

Esta enfermedad es transmitida durante las relaciones sexuales. Puede ser a través del sexo vaginal, anal u oral sin necesidad de haber eyaculación. Incluso un recién nacido puede infectarse, si la madre tiene clamidia. En estos casos, el bebé puede presentar trastornos oculares o respiratorios. 

Síntomas y complicaciones

Aproximadamente el 80% de las mujeres y el 50% de los hombres no presentan síntomas y de aparecer, generalmente sucede luego de tres o seis semanas de la exposición al agente infeccioso.

La clamidia afecta la garganta, el tracto genital, incluido el cuello uterino, el útero, las trompas de falopio, la uretra y el epidídimo (conducto utilizado para almacenar y transportar el esperma), el recto y los ojos.

Entre los síntomas que se presentan por la clamidia, están:

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.
  • Dolor en el escroto
  • Secreción del pene blanquecina o amarillenta
  • Epididimitis (pequeña herida en el conducto en la parte posterior de los testículos que se utiliza para almacenar y transportar el esperma), al inflamarse el epidídimo, causa dolor testicular, sensibilidad e hinchazón.
  • Prostatitis (inflamación de la próstata)
  • Enrojecimiento, hinchazón, ardor y comezón alrededor de la abertura del pene
  • Sensación de dolor al orinar
  • Dolor y sangrado durante y luego del coito
  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Salpingitis aguda (afección que daña las trompas de falopio, útero y ovarios)
  • Conjuntivitis
  • Faringitis
  • Artritis reactiva

En el caso de los bebés que se infectan de clamidia durante el parto, los síntomas se presentan aproximadamente dos semanas después y si no es tratado a tiempo, puede causar cicatrización de la córnea y problemas oculares permanentes. Otra de las consecuencias de la clamidia en recién nacidos, es el desarrollo de neumonía, tos persistente o problemas respiratorios en general.

¿Cómo se diagnostica la clamidia?

El diagnóstico de esta enfermedad se hace a través de la recolección de muestras del cuello uterino, recto, uretra, garganta u orina, las cuales son llevadas al laboratorio para detectar presencia de clamidia o gonorrea, en vista de que la mayoría de las personas suelen estar infectadas por ambas.

Debido a que la infección puede ser asintomática, tu última pareja sexual también debe realizarse una prueba. En el caso de que te parezca incómodo ponerte en contacto con esa persona, tu centro de salud puede hacerlo.

Tratamiento y prevención de la clamidia

El tratamiento para la clamidia se basa en la toma de antibióticos, los cuales deben ser tomados al pie de la letra. Seis meses después de haber culminado el tratamiento, debes realizarte una prueba adicional para asegurarte de que la clamidia ha desaparecido satisfactoriamente. Es importante que sepas que debes evitar a toda costa mantener relaciones sexuales durante el tratamiento e incluso luego de una semana que haya finalizado.

Recuerde que el uso de preservativo le ayudará eficazmente a prevenir el contagio de enfermedades de este tipo. Asimismo, la cantidad de parejas sexuales que tengas aumenta las probabilidades de contagio. Si presentas un síntoma, no esperes al siguiente para consultar con un médico tratante.