Belleza

Consejos y remedios naturales para eliminar los granitos de la espalda

Si tienes este problema, estás en el lugar correcto porque podemos darte unos cuantos trucos para combatirlos y lucir una piel suave, lisa y sin imperfecciones.

Por lo general, la aparición de granos y espinillas en el cutis se debe a una excesiva producción de sebo por parte de las glándulas sebáceas. Esto hace que los folículos de la piel se obstruyan y genere la formación de granos. Esta molesta imperfección dérmica se produce en algunas etapas de la vida, por ejemplo: la adolescencia, el embarazo o en situaciones que generen mucho estrés.

Durante la temporada veraniega, la aparición de granos en la espalda tiende a aumentar, ya que la cantidad de sebo que se fabrica es mayor, sin embargo, otro aspecto que influye en esto es la exposición al sol y al cloro de la piscina.

Este y otro tipo de afecciones se manifiestan especialmente en el rostro, aunque también en la espalda. Por ello, los granos y puntos negros que se presentan en la espalda son una manifestación del acné.

Además de una predisposición genética y desequilibrios hormonales propios de la adolescencia, existen comportamientos y hábitos ligados a la rutina de belleza que pueden estimular el desarrollo de granos y otras imperfecciones.

Remedios naturales para deshacerse de los granitos en la espalda.

En el medio ambiente existen muchos ingredientes naturales que ayudan a eliminar estas molestas apariciones y nos permiten recuperar la pureza de nuestra piel. A continuación, te contaremos algunos de ellos:

Gel de aloe.

Después de la ducha, puedes utilizar el gel de aloe vera para humectar la piel, este es un gran purificador y calmante natural que puede ser aplicado durante el verano.

Aceites esenciales.

Trata de no utilizar aceites vegetales o cremas que son muy grasosas. Este ingrediente, junto con el gel son buenos aliados, puesto que los aceites funcionan como un potencializador del efecto purificante del aloe vera. Basta con agregar unas gotas del aceite al gel para activar sus propiedades antibacterianas y astringentes.

Los aceites esenciales más efectivos para tratar los granos de la espalda son: el aceite esencial de árbol de té, el aceite esencial de lavanda, el aceite esencial de albahaca, el aceite esencial de eucalipto y los aceites esenciales extraídos de la piel de los cítricos.

El jugo de cáscara de limón.

Este remedio es rico en aceites esenciales, además es un ingrediente que se puede aplicar sobre la piel directamente, con el fin de deshacerse de los granos y los forúnculos.

¿Cómo prevenir los granos en la espalda?

No aprietes los granos en la espalda.

No trates de deshacerte de los granos apretándolos. Realizar esta acción es un completo error, debido a que genera irritación en la dermis y estimula la propagación de las bacterias a otras regiones de la espalda. Si este es el caso, aplica jugo de limón o aceite del árbol del té con un algodón, con el fin de generar una acción antiséptica y evitar la formación de cicatrices y manchas.

Baño de agua salada.

Esta práctica la puedes hacer 1 vez a la semana, con el fin de combatir los forúnculos de la espalda. Puedes bañarte en agua salada o agregar 1 libra de sal gruesa al agua con la que te vas a duchar. Es necesario permanecer sumergido durante al menos veinte minutos, luego enjuagar y secar suavemente la piel.

Protección solar adecuada.

Trata de no someter a tu piel a los rayos del sol durante el verano sin antes haber aplicado protector solar sobre ella. Los efectos que traen beneficios a los granos de la espalda debido al sol son algo pasajero. Por lo que debes protegerte de los rayos UV, de no ser así, el sol hará que tu piel esté deshidratada y provocará inflamación cutánea.

Utilizar la ropa adecuada.

Lo mejor que puedes llevar puesto durante el verano cuando tienes granos en la espalda son prendas de algodón o cualquier otro material natural. Evita por completo la ropa de tejido sintético, ya que esta no permite que la piel respire, además, contribuye con la sudoración.

La alimentación.

La alimentación es otro factor que influye en la aparición y lucha contra el acné. De este modo, lo mejor es no consumir alimentos demasiado grasos, ya que esto favorece a la aparición de granos en la espalda, asimismo, evita los dulces industriales.

No utilices tratamientos irritantes.

Si eres de las personas que sufren de acné, lo mejor es que no utilices mascarillas o exfoliantes, ya que muchos de estos tratamientos te podrían generar irritación en la piel o empeorar el problema.