Tomate en conserva, ¿bueno o malo para la salud?

Los alimentos enlatados son a menudo una solución rápida para aquellos que no tienen mucho tiempo para estar en la cocina haciendo grandes platillos.

Hablemos un poco sobre lo que es un tomate: Los tomates son frutos originarios del continente americano caracterizados por su color rojo vivo cuando están maduros, poseen una gran cantidad de semillas en su interior y son muy jugosos, ya que su contenido de agua es del 95%. Normalmente tienen una forma redonda y antes de madurar son de color verde.

Los tomates son ricos en vitaminas y minerales, proporciona vitamina C que es un gran antioxidante natural, vitamina A para proteger nuestra visión de enfermedades degenerativas, vitamina K que ayuda a evitar la formación de coágulos en la sangre y las vitaminas B5, B2 y B1. También proporciona hierro que es un mineral muy importante para el buen funcionamiento del cuerpo y el bienestar de la sangre, y, por si fuera poco, su contenido de potasio actúa como diurético natural evitando la retención de líquidos que podría ser responsables de enfermedades urinarias, cáncer en los riñones, hígado, ovarios y próstata. Se trata de un alimento natural que combate el envejecimiento y cuida de nosotros tanto interna como externamente, ya que también se reconocen sus beneficios en nuestros dientes y cabello.

El ajetreado ritmo de la vida diaria nos ha hecho apreciar la versatilidad de los alimentos enlatados y a menudo dependemos de alimentos tan simples como tomates en conserva para hacer una salsa rápida. Pero ¿Son realmente buenos para la salud?

En general, debes saber que los alimentos enlatados no son una opción saludable para nadie, incluso si se trata de algo tan simple y con tantas virtudes como los tomates. Esto se debe a que los conservantes, el azúcar, la sal y varios ingredientes adicionales presentes en su interior arruinan los beneficios del producto.

De hecho, muchas personas se muestran dudosas ante el uso de este tipo de enlatados debido a la presencia de bisfenol A (BPA), una sustancia química que se utiliza en combinación con otras sustancias para fabricar plástico y resinas. A menudo, se encuentra muy presente en envases como latas y los frascos usados para la conservación de alimentos. Algunos estudios científicos han demostrado que esta sustancia puede ser perjudicial para la salud y proporcionan pruebas de cómo podría ser el causante de desórdenes neurológicos, diabetes, cáncer, infertilidad masculina y más.

Según Robin Miller, nutricionista y chef estadounidense, este miedo es muy exagerado, debido a que los estudios realizados se hicieron con pruebas en ratones, los cuales tienen una capacidad mucho más lenta para eliminar el BPA en comparación a la forma en la que lo hace el cuerpo humano. Según él: «Nuestro cuerpo desactiva el BPA rápidamente si lo consumimos con la comida, a diferencia de cuando se inyecta directamente como fue hecho en las pruebas con roedores. Incluso, la FDA ha dicho que el BPA es seguro a niveles muy bajos y que se encuentra presente en más alimentos de los que se cree».

Pese a esto, te aconsejamos leer atentamente la etiqueta de los productos que van a incluir en tu canasta familiar para poder conocer lo que vas a consumir. Por último, si realmente no quieres renunciar a la comida enlatada, intenta probar con los alimentos conservados en botellas de vidrio. Y para el caso especial de los tomates, lo mejor será usar tomates frescos debido a sus increíbles compuestos que ayudan y benefician a la salud de quienes los consumen. De hecho, algunos estudios estadísticos han llegado a la conclusión de que, pese a todas sus virtudes, gran parte de la población ha dejado de consumir tomates frescos, ya sea por sus gustos personales o reacciones alérgicas. Si no eres de lo que son alérgicos, trata de consumirlos como parte de tu dieta regular para mantenerte en buena forma.

NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address