Belleza

Tónico facial: todos los secretos del producto que completa la limpieza facial

El tónico facial es decisivo en una buena y profunda limpieza del rostro. Después de usar tu desmaquillador favorito, el uso de un algodón empapado en tónico natural dando golpecitos en la cara puede ofrecer muchos beneficios a la piel.

El tónico facial es un tratamiento fundamental para el bienestar de tu rostro, aunque para nadie es un secreto que es uno de los productos a los que menos importancia le damos en la limpieza facial. También podemos decir que el tónico es una solución a base de agua, por lo cual cuenta con otros componentes y aceites esenciales, los cuales le ofrecen ciertos beneficios a todo tipo de pieles, sin importar si es grasosa o seca, con acné o con cuperosis.

Esta loción es una herramienta importante para el cuidado de la dermis, ya que ayuda a restablecer el pH de la cara luego de haber sido sometida a una limpieza profunda. Este producto se utiliza después de haber limpiado el rostro, justo antes de la crema que utilizas para tratar tu piel. Asimismo, ayuda a reducir las rojeces e irritaciones de la dermis, unifica su tono natural y permite que los ingredientes activos de la crema o sérum hidratante penetren con mayor facilidad.

Así como cuenta con propiedades refrescantes, humectantes y restablecedoras del pH cutáneo, el tónico facial también ayuda a cerrar los poros, a estimular el proceso natural de la producción de colágeno y elastina, y contribuir en el equilibrio y preparación de la piel para su posterior tratamiento. No olvides que antes de aplicar la crema debes esperar a que se seque el tónico para que puedas sacar provecho de todas sus propiedades regeneradoras y nutritivas.

¿Cuándo debo aplicarlo?

  • Cuando te hayas lavado y secado la cara, debes distribuir el tónico con la ayuda de un disco de algodón.
  • Dando pequeños toquecitos sobre la piel, alternándolo con movimientos circulares para que circule mejor la sangre en esta zona.
  • Otra forma de aplicar el tónico facial es con las manos, vas a ejercer presión con las palmas, pero sin frotar, solo vas a apoyarlas suavemente para que el producto pueda penetrar a profundidad.

¿Qué tónico debo utilizar?

Existen varios tipos de tónicos para la piel, entre ellos encontramos:

Tónico a base de alcohol: Son formulaciones a base de alcohol, agua y aceite esencial, muy utilizadas en el pasado, pero en la actualidad se han dejado a un lado poco a poco.

Tónicos naturales sin alcohol: Se trata de tónicos a base de aguas obtenidas principalmente del agua destilada de algunas plantas o flores.

Tónicos con formulaciones bifásicas: Estamos hablando de un tónico que no contiene alcohol y están compuestos por una parte acuosa y otra aceitosa que deben combinarse antes de su uso.

La elección del tónico depende del tipo de piel que se tenga. Por lo general, se recomiendan productos que contengan ingredientes 100% naturales y sin alcohol.

Por otro lado, a pesar de que en los mercados encontremos tónicos faciales, también se pueden hacer unos desde la comodidad de tu casa. Por ejemplo: el tónico de manzanilla, el agua de rosas, el tónico con pepino, el tónico con té verde, el tónico bricolaje o la leche de coco emoliente.

Síguenos en Google Noticias