La verdad de lo que ocurre en tu organismo cuando te tragas un chicle

“¡No te tragues el chicle, o se te quedará pegado al estómago!” “Los chicles tardan 7 años en ser digeridos” Estas advertencia posiblemente la hemos escuchado todos alguna vez en la vida, quizás siendo muy chicos o incluso como adolescentes.  La verdad es que, aunque la idea de comerse el chicle resultaba muy tentadora para muchos, el temor era mucho más grande.

Pero, ¿es esta advertencia cierta? ¿o se tratará de un simple mito? Si quieres saber la verdad, en esta nota te responderemos esta duda que has tenido contigo durante toda tu vida.

¿Qué sucede en tu cuerpo si te comes un chicle?

Según la doctora Lisa Ganjhu, de la NYU Langone Medical Center, el chicle no se quedará pegado en tu estómago. Sin embargo, dependiendo del origen de cada uno, puede que este sea procesado por tu estómago o no.

Es decir, el resultado dependerá de la composición del chicle. Por ejemplo, la mayoría de los chicles realizados en México, Centro América y el Caribe están hechos con la savia de un árbol tropical llamado Manilkara Zapota. Este no puede ser procesado por las enzimas intestinales.

Sin embargo, es importante aclarar que a pesar de no ser digerido, igual será expulsado, ya que el estómago tiene la capacidad de excretar objetos con un tamaño de hasta 2 centímetros.

¿Puede producir problemas de salud?

A pesar de requerir un esfuerzo mayor a tu estómago, comer chicles no te llevará a ninguna enfermedad. Si el consumo de chicle es constante, y las cantidades ingeridas son muy grandes, al no ser digeridos por las enzimas estomacales generará una incómoda constipación, que eventualmente será expulsada.

Gracias a esta información ya no tendrás que entrar en pánico cada vez que accidentalmente te tragues un chicle. Pero recuerda no abusar, aunque es imposible que se quede pegado a las paredes de tu estómago, los alimentos tan procesados como el chicle requieren un esfuerzo mucho mayor por parte de tu estómago para poder ser evacuado.