LifeStyle

Trastorno de pánico: todo lo que debes saber

Si parece que el miedo te agobia en situaciones repentinas, o que no tienen razón ni peligro aparente, es posible que poseas un trastorno de pánico. Si es así, saber todo sobre él te ayudará a controlarlo e incluso tratarlo de la mejor manera.

¿Qué es el trastorno de pánico?

Los ataques de pánico son ocasionados por el trastorno de pánico, que es uno de los tipos de trastorno de ansiedad más comunes donde la persona puede experimentar un miedo o terror repentino en una situación que no lo amerita. En estos casos, la persona puede sentir que su vida está en peligro, o incluso perder el control de lo que hace causado por la adrenalina de la situación.

Para estas personas, el pánico puede llegar en cualquier momento o lugar, o puede ser disparado por alguna situación estresante o con un mínimo peligro, lo que puede provocar que se generen traumas y que la persona no sea capaz de llevar una vida normal por culpa del miedo que les agobia.

Síntomas y recurrencia

La posibilidad de sufrir ataques de pánico puede venir de familia como un aspecto hereditario, Sin embargo, es difícil saber cuáles integrantes lo poseerán si no hasta cierta edad donde el trastorno se hace evidente con las situaciones. Las mujeres son más propensas a sufrirlo y suele aparecer entre finales de la adolescencia y edades adultas tempranas.

Algunos síntomas que son característicos son la taquicardia, dolores en el pecho, sensación de mareos y debilidad, escalofríos, sudoración excesiva o dificultad para respirar correctamente.

Causas de este trastorno

Los ataques de pánico pueden tener un origen genético. Sin embargo, este no es el único agente causante. Este trastorno de ansiedad puede ser disparado por una acumulación de estrés grande, así como por reacciones sensibles a situaciones. También puede aparecer por traumas o cambios en el funcionamiento del cerebro.

Tratamiento adecuado

Cuando los ataques de pánico afectan tu vida o la ponen en peligro, es momento de asistir a un médico y tomar un tratamiento.

Para evitar los ataques de pánico, se suelen aplicar sesiones de psicoterapias para aprender a controlar el miedo irracional, y se acompañan de medicamentos inhibidores que complementan las sesiones.

De igual modo, para tener un resultado integral, es necesario exponerse a situaciones sociales, mantener una dieta balanceada acompañado de una rutina deportiva diaria que ayude a liberar el estrés y la ansiedad. Enfrentarse a las situaciones detonantes ayudará a que sean cada vez menos relevantes en tu conducta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.