LifeStyle

Tres años mintiendo sobre la enfermedad terminal de su hija para recibir donaciones

Es triste ver como existen personas que utilizan la bondad y buena fe de muchas personas para beneficios propios. Se trata de Lindsey Abbuhl, una mujer de aproximadamente 34 años que ha engañado durante 3 años a miles de personas. ¿Cómo lo hizo? Comenzó a difundir que su hija tenía una grave enfermedad.

Esto sucedió en Canton, Ohio (Estados Unidos). La madre comenzó contándole a las personas más cercanas, familiares y amigos, que la pequeña Rylee sufría de un fallo en el sistema nervioso central, lo que le ocasionaba una gran dificultad para alimentarse, la mantenía cansada e ingiriendo una gran cantidad de medicamentos. Adicional a eso, decía que la pequeña sufría convulsiones constantemente.

Lindsey inició con el recaudo de dinero en 2018, afirmando que hacia todo eso por su hija con tal de pagar los medicamentos y la manutención. Según las autoridades, la mujer consiguió recaudar miles de dólares durante esos 3 años de engaños.

En realidad, la mayoría de las donaciones provenían de eventos importantes en nombre de la pequeña Rylee, según algunos documentos que hallaron las autoridades. Además, también se supo que la niña llegó a pedirle a sus amigos ayuda para preparar su funeral, ya que todos pensaban que de verdad Rylee iba a morir.

Una vez, ambas mujeres fueron a un partido de softball de Texas A&M como invitadas de honor, en donde, por medio de un kit online hecho por un amigo, pudieron recaudar 25.000 dólares.

Esta farsa llegó a su fin cuando el padre de la pequeña se hizo presente en la enfermedad Rylee. Cuando esta situación pasó a manos de un tribunal, se le asignó un médico que examinaría a Rylee, el cual revisó todos los historiales médicos, desde genética, podología, neurología, reumatología, gastrointestinal, neumología e incluso hematología, donde no se encontró ningún síntoma de alguna enfermedad grave.

Los servicios para niños denunciaron a Lindsey por abuso y negligencia en el tribunal de familia. Según los especialistas en salud: “Esta mujer usaba la supuesta condición médica de su hija para sacar provecho económico de los donantes, ganar viajes y hospedaje durante los últimos años.”

Luego de que Jamie Abbuhl, padre de Rylee, se enterara del drama que había formado su exmujer, habló con su abogado para asumir la custodia absoluta de la pequeña.

Lindsey Abbuhl mantuvo engañados durante muchos años a sus familiares, amigos, e incluso a personas desconocidas sobre la salud de su hija. Pedía ayuda y oraciones por medio de sus redes sociales y decía que era por el grave estado de salud que la niña tenía.

Esta mujer declaró ante un periódico que a la pequeña le quedaban tan solo 2 meses de vida. Lindsey comentó que los órganos de su hija se estaban deteriorando y, lo único que ella quería era una mejor calidad de vida para el resto de tiempo que le quedaba a su pequeña. Pero ahora tendrá que asumir cargos legales por estafa, un proceso que se encuentra en marcha.

Publicaciones relacionadas