Cocina, recetas y alimentos

3 trucos infalibles para ablandar la carne

 Cocinar la carne puede parecer una tarea fácil, pero hacer que la carne esté blanda y suave es algo realmente complicado, en especial si eres una persona exigente con este tipo de alimentos.

¿Cómo elegir la carne?

Si la carne blanca es generalmente más sencilla de elegir, comprar la carne roja podría ser un verdadero problema. Esto se debe a que la carne roja puede parecer más o menos similar, pero en realidad hay muchos cortes distintos que luego dan resultados diferentes durante la cocción. A continuación, te contaremos los trucos para ablandar la carne:

Truco 1: golpea la carne.

Un método rápido y sencillo es utilizar un ablandador de carne. Coloca los filetes de carne entre dos hojas de film transparente y golpealos para romper las fibras: el movimiento del ablandador de carne debe ser de adentro hacia afuera. El filete quedará más fino y blando. El film protegerá la carne y la superficie de trabajo, pero si lo prefieres puedes retirarlo. Como alternativa al ablandador de carne, puedes utilizar la mano: golpea el filete de carne con el carpo de la mano con un movimiento firme y hacia fuera.

Una recomendación adicional es usar el lado liso del ablandador para las carnes blancas como el pollo y el pavo, mientras que para las carnes rojas es mejor utilizar el lado estriado.

Marinatura.

Otra manera fácil de suavizar la carne es marinarla por 24 horas antes de cocinarla. Para hacer el adobo, puedes usar cualquier ingrediente, los que desees, desde especias hasta hierbas aromáticas. Algo que debe llevar es un componente líquido, no importa si se trata de vino, aceite de oliva extra virgen, zumo de limón o vinagre, lo importante es que no haga falta algo líquido en la marinada.

Adobar este alimento te da la oportunidad tanto de ablandar la carne como de aromatizarla con los ingredientes que desee, sin la preocupación de aumentar la grasa o las calorías de la carne. Lo único negativo del marinado es que cambia el sabor de este alimento.

Leche.

A pesar de que la leche sea un increíble ablandador para las carnes, emplear este método hace que la textura del alimento se pierda. Si quieres obtener una carne suave, solo tienes que marinarla con leche o, en su defecto, con alguno de sus derivados, por ejemplo: el yogur, el suero de leche o la crema agria por algunas horas. No hay ningún problema si agregas algunas especias o hierbas aromáticas a la preparación.

Sal.

Si quieres hacer la carne más tierna utilizando la sal, prepara una capa gruesa que cubra completamente la pieza de carne y déjala reposar por al menos 1 hora.

En el transcurso del tiempo, la sal contribuirá a la descomposición de las proteínas de este alimento, haciéndola más blanda y suave, lo que hará que sea más fácil de consumir. Cuando haya pasado el tiempo, lávala con abundante agua y continúa con el procedimiento de cocción que desees.

Bicarbonato de sodio.

A pesar de que a muchos les sorprenda, el bicarbonato de sodio es una increíble forma de ablandar la carne. Basta con agregar una cucharada de bicarbonato por cada libra de carne. Solo hay que tener cuidado con las salpicaduras que puede generar el bicarbonato al entrar en contacto con otros componentes.

Cocción lenta a baja temperatura.

La cocción lenta a fuego bajo es un procedimiento que necesita de un poco de paciencia, sin embargo, garantiza un pedazo de carne increíblemente suave. Asimismo, este tipo de cocción permiten conservar los nutrientes que posee el alimento, con la ventaja de que la pieza de carne no se reducirá.