LifeStyle

Este increíble truco te permitirá reutilizar las cápsulas de café

Con este grandioso truco ahorras dinero y no contaminas el medio ambiente

Beber uno o más cafés en el transcurso del día es un hábito de la mayoría de los españoles. Hay quienes prefieren prepararlo en la cafetera moka y otros que optan por hacer un café expreso.

Existen muchos aparatos electrónicos que nos ayudan a preparar una buena taza de café, entre ellos encontramos los de cápsulas que, aunque nos permiten preparar exquisitos cafés, generan muchos residuos. A diferencia de las de papel, las cápsulas están fabricadas con plástico y aluminio y producen más de 120 mil toneladas de desechos anualmente.

Sin embargo, existe un truco que tal vez muchas personas no conozcan para poder reutilizar las cápsulas y rellenarlas indefinidamente, que les permitirá preparar deliciosas tazas de café y disminuir la contaminación.

Pero quizás no todo el mundo sepa que existe un truco para reutilizar las cápsulas y rellenarlas indefinidamente, lo que nos permite preparar más café y producir la menor contaminación posible.

Truco definitivo para reutilizar las cápsulas de café.

En casa, en la oficina o en lugares públicos, las cápsulas de café las podemos encontrar en todas partes. Esta forma de preparar café cada día va ganando más popularidad, al punto de tener una ganancia anual de aproximadamente 10 mil millones de euros. Sin embargo, este método tiene una gran desventaja: crea una contaminación perjudicial para la salud y el medio ambiente.

Además de saber cómo deshacernos de ellos correctamente en casa, también podemos reutilizarlos una y otra vez para generar menos residuos, ahorrar dinero y no contaminar el medio ambiente. El truco consiste en rellenar manualmente la capsula, veamos como se puede preparar en cuestión de minutos:

Ingredientes:

  • Café en polvo.

Instrumentos:

  • Cápsulas usadas.
  • Papel de aluminio.
  • Una cucharadita.
  • Tijera.

Procedimiento.

Después de utilizar la cápsula, en lugar de tirarla, basta con lavarla bien, retirar todo el contenido del café ya utilizado, dejarla secar y proceder a rellenarla.

Con unas tijeras abrimos la parte superior de la cápsula. A continuación, lavamos cuidadosamente la cápsula bajo el grifo después de vaciarla. La dejamos secar y luego cogemos el café en polvo y la llenamos bien hasta arriba. A continuación, cortamos el papel de aluminio en forma circular y cubrimos nuestra cápsula para que se adhiera bien a los bordes. En este momento la cápsula está de nuevo lista para preparar otro café. Esto lo podemos seguir haciendo hasta que la cápsula se haya deteriorado.