Cocina, recetas y alimentos

10 trucos con el microondas que todos deberían conocer

Aunque no lo creas, el microondas tiene muchas más funciones que la de solo calentar tus alimentos. Hoy veremos algunos trucos útiles que demostrarán su gran variedad de usos.

Preparar huevos revueltos.

Si realmente no tienes tiempo para preparar un desayuno detallado, prueba preparando unos huevos revueltos en el microondas. Solo tienes que batir dos huevos con dos cucharadas de leche, una pizca de sal y pimienta en un bol para microondas.

Hornea un postre.

¿Te provoca preparar algo dulce, pero no quieres ensuciar mucho? Utiliza el microondas para hacer una tanda de barritas de avena. Solo necesitas unos pocos ingredientes y al menos unos 10 minutos.

Pelar el ajo.

Solo tienes que meter el bulbo entero de ajo en el microondas durante 20 segundos para ablandarlo y poder pelarlo sin esfuerzo.

Evita las lágrimas provocadas por las cebollas.

Antes de cortar una cebolla, métela entera en el microondas durante 45 segundos. Cuando se calienta, se descomponen los productos químicos que provocan las lágrimas.

Duplicar el volumen de la masa de pan con el uso del microondas.

Estamos seguros de que no hay mayor alegría para los amantes de la comida que el olor del pan recién horneado. Pero, como el pan necesita un lugar cálido para subir, puede ser un milagro conseguirlo durante los meses de invierno.

Un truco rápido y efectivo para conseguirlo es calentar un cuenco de agua durante dos minutos en el microondas y colocar el pan junto al cuenco de agua caliente que aún está en el microondas. Con esto se dan las condiciones perfectas para que tu pan duplique su tamaño.

Obtén más jugo de los limones.

Puedes sacar hasta la última gota de los limones, limas, naranjas y pomelos con este sencillo truco. Solo tienes que calentar la fruta durante unos 10 o 20 segundos, luego córtala por la mitad y exprímela.

Preparar verduras al vapor.

Utilizar tu microondas para cocinar verduras al vapor es posible. De hecho, puedes cocinar brócoli, zanahorias, espárragos, judías verdes e incluso alcachofas. Solo necesitas una pequeña cantidad de agua en un bol apto para microondas y un plato para cubrirlo todo. Verás cómo en cuestión de minutos obtendrás un plato de verduras completamente cocidas al vapor.

Refresca el pan duro.

Es muy sencillo recuperar la textura suave del pan, solo tienes que envolverlo en una toalla de papel húmeda, luego colocarlo en un plato apto para microondas y calentarlo a máxima potencia durante 10 segundos. Verás como el pan quedará aún más blando si también pones un vaso de agua en el microondas.

Tostar nueces.

Tus frutos secos favoritos obtendrán esa textura tostada que a todos nos gusta en el microondas. Solo tienes que extender una capa de frutos secos en un plato y calentarlos en el microondas a máxima potencia e ir moviéndolos un poco durante 3 minutos.

Prepara un café con leche con mucha espuma.

Llena medio recipiente de cristal con leche y mételo en el microondas durante un minuto o hasta que esté caliente. Luego enrosca la tapa y agítalo con fuerza durante al menos 30 segundos. Por último, solo echa la leche en una taza grande, añade el espresso y disfruta.

Síguenos en Google Noticias