Belleza

Trucos para aliviar la pesadez de piernas durante los días de calor

Debido a las altas temperaturas, la mala circulación puede ocasionar en las piernas síntomas como hinchazón, pesadez, hormigueo, presión y ardor. Es por esa razón, que hoy te contamos algunos trucos para acabar con esta molesta situación.

Sentir pesadez en las piernas es una sensación poco agradable a pesar de que no representa un riesgo para nuestra salud. Sin embargo, la calidad de nuestra vida sí se ve afectada, ya que los síntomas son una verdadera tortura. Pues bien, te alegrará saber que existen muchos métodos útiles para ayudar a mejorar este problema utilizando medidas destinadas a favorecer y estimular la circulación.

Gel anti-peso para las piernas

Este producto suele ser rico en castaño de Indias, vid roja, acebo, hiedra, entre otros poderosos ingredientes que aportan una gran cantidad de beneficios a nuestro cuerpo, principalmente para la buena salud de las piernas, ya que ayudan a aumentar la resistencia de las paredes venosas y a favorecer la microcirculación.

Lo mejor de estos métodos es que solo requieren de aplicar el producto en las piernas para obtener resultados, pero, si quieres obtener mejores resultados, guarda el producto dentro de la nevera para conseguir un efecto frío y calmante.

Piernas elevadas

Aunque muchos no lo crean, elevar las piernas ayuda a la circulación y el retorno venoso. Una de las mejores opciones para realizar este ejercicio es hacerlo a la hora de dormir, ya que se puede emplear una almohada cubierta para obtener la mejor altura posible.

Baño de agua fría para las piernas

Una vez haya acabado tu jornada de trabajo, te recomendamos agregar agua fría en un cuenco de gran tamaño y colocar tus pies durante 10 minutos. De esta forma podrás reducir la sensación de pesadez y agotamiento en las piernas.

Práctica algunas posturas de yoga

Una de las poses más recomendadas para tratar este tipo de complicaciones es la media vela, ya que aligera las piernas y facilita el retorno venoso. Para este truco, solamente debes acostarte y juntar los pies para ir elevando las piernas poco a poco, después, sube el cuerpo verticalmente, colocando las manos en tu zona lumbar para apoyarte en ellas, dejando los codos, los hombros, el cuello y la cabeza completamente en el suelo.

Té para aliviar el dolor en las piernas

Los beneficios de las infusiones son indudables, para este caso, prepara una mezcla de 2/3 de vid roja y 1/3 de té de menta en una olla. Coloca a hervir todos los ingredientes en un litro de agua, filtra y consume el resultado con tranquilidad. Esta bebida tendrá beneficios en todo el organismo pasados unos tres o cuatro días, siempre que se tome lo suficiente.

Duchas con agua caliente y fría

El agua a una temperatura tibia dilata las venas, mientras el agua fría las contrae, por ello, la combinación de estos baños es perfecto para estimular el drenaje. Realiza este procedimiento 3 veces seguidas con agua fría y caliente, finalizando siempre con agua fría. Se recomienda comenzar desde los tobillos hasta los muslos.

Masaje con aceites esenciales

Masajear las piernas también es una buena opción para aliviar el cansancio. Solamente debes echar 3 o 4 gotas de aceite esencial de pistacho con una cucharada de aceite vegetal para masajear las piernas de abajo a arriba, empezando desde los tobillos hasta los muslos. Te recomendamos realizar este truco por las mañanas y por las noches.

Paño fresco

Así es, un paño fresco también puede ser excelente para reducir el cansancio de las piernas. Si quieres obtener mejores resultados, puedes diluir zumo de jengibre fresco en agua fría, empapar un paño y envolver tus piernas hasta sentir mejoría.

Ejercicios suaves

Además de los clásicos beneficios de la actividad física en la salud, los ejercicios sencillos también aportan beneficios para evitar la hinchazón y el cansancio de las piernas, ya que la compresión de las venas disminuirá, limitando así los fenómenos de estancamiento y la retención de agua y toxinas.

Mayormente, se recomienda optar por hacer actividad que se enfoque en trabajar los músculos de las piernas sin traumatizar las venas. Algunos ejemplos son el ciclismo, la natación o el aquaerobic.

Caminata regular

Cada vez que damos un paso, las contracciones de la pantorrilla y la presión ejercida sobre el arco del pie estimulan el regreso de la sangre al corazón, especialmente si se coloca el talón por delante. Sin embargo, este método es efectivo solo cuando se realiza un gran recorrido.