Trucos para decirle adiós a la plancha

Entre las tareas del hogar es sin duda la que menos gusta. A nadie le agrada pasar horas con la plancha en la mano, pero no te preocupes! solo debes seguir estos sencillos consejos que te permitirán guardar la plancha para siempre y mejorar el medio ambiente.

Planchar es un trabajo pesado que también implica un considerable gasto de electricidad. No te aconsejamos que andes con la ropa arrugada y descuidada, pero te damos una serie de recomendaciones útiles para que no tengas que planchar más, o en todo caso, que uses la plancha lo menos posible.

Lavado de la ropa

Para la fase de lavado, elige programas cortos a 30° o 40° y el ciclo de centrifugado no debe ser superior a 600 u 800 rpm como máximo. En realidad, las bajas temperaturas son aptas para todo tipo de ropa, excepto para prendas muy sucias. Otra recomendación es utilizar un poco de energía y reemplazar el suavizante clásico por vinagre o ácido cítrico, quienes también actúan como antical, estirando los tejidos.

Igualmente, evita introducir mucha ropa junta, si la ropa está demasiado apiñada, se arrugará más fácilmente.

Secado: el paso más importante para no planchar

Luego de finalizar el proceso de lavado, sacar inmediatamente la ropa de la lavadora y sacudirla 2-3 veces para eliminar las primeras arrugas. Si cuentas con el espacio suficiente, cuelga las camisas en perchas o en los hombrecitos con los botones cerrados, y tira suavemente de la tela con las manos, así, solo necesitarás planchar el cuello y los puños. El consejo es planchar cuando las prendas aún estén húmedas. Lo mismo ocurre con las camisetas, vestidos y pantalones.

En invierno, puedes colocar la ropa en el baño cuando te duches con agua caliente, el vapor eliminará las arrugas. En cuanto a las sábanas y manteles, sacudelos bien y luego dóblalos en dos o cuatro.

Cómo se debe doblar la ropa para que no se arrugue

Una vez estén secas las prendas, dóblalas inmediatamente sin colocarla una encima de la otra, para que no se amontonen ni se arruguen. Al doblarlas, plancha las prendas con tus manos, utilizando una manta como base, creando un rozamiento adecuado en la ropa y facilitando el planchado con las manos.

Para eliminar las arrugas de las toallas, enróllalas sobre una superficie plana pasándolas un poco por debajo de las manos y luego dóblalas.