Trump está listo para encerrarse en la Casa Blanca: ¿los militares se lo llevarán?

Joe Biden ha sido declarado el nuevo Presidente de los Estados Unidos, pero las elecciones del 2020 no parecen ser un tema cerrado. Donald Trump, de hecho, aún no ha reconocido su derrota, y sigue hablando de fraude electoral a pesar de que las más de sesenta apelaciones presentadas han sido todas rechazadas.

Las últimas noticias que llegan de los Estados Unidos no parecen prometer nada bueno en vista del 20 de enero, el día en que se realizará el traspaso con el inicio oficial del mandato de Biden.

De hecho, en los últimos días Trump se ha encerrado literalmente dentro de la Casa Blanca junto con un pequeño grupo de simpatizantes: los abogados Rudolph Giuliani y Sidney Powell, el ex consejero Michael Flynn, el controvertido estratega soberano Steve Bannon y el halcón Peter Navarro.

Para los medios de comunicación estadounidenses, el riesgo es que Donald Trump, empujado por su círculo, pueda llegar a un gesto extremo en este mes que queda en el que sigue siendo el Presidente en ejercicio: dictar una orden ejecutiva para apoderarse de todas las máquinas de votación o utilizar la ley marcial para volver a hacer las elecciones en los estados clave, es decir, los que fueron decisivos para la victoria de Joe Biden.

¿Qué pasa si Trump se niega a dejar la Casa Blanca?

La situación actual es sin duda alguna inédita en la historia de los Estados Unidos, ya que todos los participantes en las elecciones presidenciales siempre han reconocido su derrota, incluso en los casos más críticos.

Sin embargo, si Trump se opusiera a abandonar la Casa Blanca y la oficina del presidente, los pasos los definiría Joe Biden que el pasado mes de junio declaró que «los militares se lo llevarán si no quiere irse».

El mandato del presidente estadounidense, quienquiera que sea, expira al mediodía (hora de Washington) del 20 de enero, según lo dispuesto en la vigésima enmienda de la Constitución, excluyendo claramente la posibilidad de una prórroga o extensión del mandato.

Para algunos expertos, estas semanas que quedan podrían ser las más peligrosas de la historia de EE.UU. «En estos días Trump podría destruir a los EE.UU. como un niño malo» dijo el analista político Malcolm Nance.

De hecho, durante este período Trump sigue siendo el «comandante en jefe», manteniendo el poder legislativo. Hay que recordar que el Senado, mientras espera las votaciones decisivas en Georgia, sigue en manos de los republicanos mientras que en la Cámara la mayoría es de los demócratas.

Después de que el colegio electoral de los Estados Unidos de América, es decir, todos los grandes electores que ganaron por mayoría de votos en los distintos estados, declarara ganador a Joe Biden, el Congreso tendrá que ratificar la nominación el próximo 6 de enero.

En este momento, Biden podrá tomar el juramento del cargo como el nuevo Presidente de los Estados Unidos. A partir de ese momento, se convertiría formalmente en el jefe de estado de la nación.

Desde un punto de vista sustantivo, los servicios de inteligencia le informarían de todo, al igual que todo el aparato estatal de los EE.UU. Según varios expertos, sería la misma inteligencia la que se encargaría de sacar a Trump de la residencia presidencial en Washington.

También puedes leer: ¿Cuánto ganan los sacerdotes y el papa? Prepárate para sorprenderte

NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address