¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Chanclas: 5 razones para abandonarlas definitivamente

Las chanclas han sido desde hace tiempo un calzado preferido para muchos durante los meses de verano. Son fáciles de usar, permiten que los pies respiren y a menudo están asociadas con la relajación y el ocio. Sin embargo, a pesar de su popularidad, las chanclas no están exentas de controversia.

El impacto de las chanclas en la salud del pie

Falta de soporte y protección

Las chanclas a menudo se componen de una suela plana y delgada con una simple tira que mantiene el calzado en el pie. Esta estructura minimalista significa que ofrecen muy poco soporte a la planta del pie, el arco y los dedos. Al caminar en chanclas, los pies trabajan más para agarrar el calzado y evitar que se resbale, lo que puede llevar a una sobrecarga de los músculos y ligamentos del pie.

El soporte adecuado es esencial para mantener la integridad estructural del pie. Sin él, los usuarios de chanclas pueden experimentar dolor en el pie, como fascitis plantar, una condición inflamatoria que afecta la banda de tejido que conecta el talón con los dedos del pie. Además, la falta de protección aumenta la susceptibilidad a cortes, contusiones y picaduras cuando se camina en superficies irregulares o en áreas al aire libre.

Mayor riesgo de lesión

El uso continuo de chanclas puede no solo provocar dolor y malestar, sino que también puede aumentar el riesgo de lesiones más graves. La inestabilidad que proporcionan estas sandalias es un caldo de cultivo para accidentes. Los usuarios pueden tropezar fácilmente, ya que las chanclas no aseguran el pie de forma efectiva, lo que a menudo resulta en caídas y torceduras.

Además, la delgadez de las suelas de las chanclas no amortigua adecuadamente el impacto del pie contra el suelo. Esta falta de amortiguación puede traducirse en un estrés adicional para las articulaciones de los tobillos, las rodillas y las caderas, lo cual puede llevar a lesiones por uso excesivo a lo largo del tiempo.

Efectos negativos en la postura y la marcha

El calzado que usamos influye directamente en nuestra postura y la forma en que caminamos. Las chanclas, debido a su falta de soporte estructural, pueden causar alteraciones en la marcha natural de una persona. Para compensar la inestabilidad, el cuerpo puede adoptar una postura antinatural, lo que puede generar tensiones en diversas partes del cuerpo, desde los pies hasta la columna vertebral.

El cambio en la marcha también puede llevar a un uso anormal de los músculos de las piernas. Algunos individuos pueden sufrir de acortamiento del tendón de aquiles a largo plazo, especialmente si las chanclas son su calzado principal durante el verano.

foto freepik

Problemas de higiene

Las chanclas exponen los pies al medio ambiente, lo cual, si bien puede parecer una ventaja en términos de ventilación, también conlleva preocupaciones significativas de higiene. El diseño abierto permite que la suciedad, los gérmenes y los contaminantes entren en contacto directo con la piel, lo que puede provocar infecciones y afecciones cutáneas.

Además, el uso prolongado de chanclas en climas cálidos y húmedos puede crear un ambiente propicio para el crecimiento de hongos y bacterias. Infecciones como el pie de atleta son más comunes en usuarios de chanclas por esta misma razón. La humedad y el calor pueden hacer que los pies suden más, y sin la protección adecuada, este sudor se convierte en caldo de cultivo para microorganismos.

Impacto ambiental

El impacto ambiental de las chanclas es una consideración importante que a menudo se pasa por alto. La mayoría de estas sandalias están hechas de materiales sintéticos como el plástico, el PVC o la espuma de poliuretano, que no son biodegradables. Esto significa que cuando se desechan, pueden persistir en el medio ambiente durante cientos de años, contribuyendo a la contaminación y al daño ecológico.

Las chanclas son uno de los artículos de calzado más comúnmente encontrados en las playas y en los océanos, donde pueden ser especialmente perjudiciales para la vida marina. Los animales pueden confundir las chanclas flotantes con comida, lo que puede llevar a bloqueos intestinales y otros problemas de salud. Además, a medida que se descomponen, se convierten en microplásticos que pueden ser aún más difíciles de limpiar y gestionar.

Alternativas a las chanclas

Afortunadamente, hay una variedad de alternativas a las chanclas que ofrecen mayor soporte, protección y comodidad sin sacrificar la transpirabilidad y el estilo. Las sandalias deportivas, por ejemplo, cuentan con suelas más robustas y correas ajustables que aseguran el pie de manera adecuada. Estas características las hacen ideales para actividades al aire libre y para caminar largas distancias.

Otra opción son los zapatos de malla transpirable, que proporcionan una excelente ventilación mientras protegen completamente el pie. Estos zapatos son una excelente opción para días cálidos y se pueden usar para una variedad de actividades, desde caminatas ligeras hasta exploraciones urbanas.

Para aquellos preocupados por el medio ambiente, hay una creciente selección de calzado sostenible disponible en el mercado. Muchas compañías ahora producen zapatos a partir de materiales reciclados o de origen sostenible, ofreciendo una opción consciente que reduce el impacto ambiental sin comprometer la salud del pie.

3.1/5 - (7 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo